Peter Weir

EXCURSIÓN (Picnic en Hanging Rock)

Recorrido o travesía, generalmente a pie, que tiene uno o más fines, que pueden ser: científicos, culturales, deportivos, educativos, militares, recreativos o turísticos a zonas naturales o rurales (…) Las excursiones son una práctica habitual de escuelas y colegios. Se trata de un procedimiento que además de ser educativo e instructivo, puede hacer que los alumnos ejerciten sus energías físicas y jueguen mientras respiran aire puro. (Wikipedia)

“La ciencia y el arte, o por la misma razón, la poesía y la prosa se diferencian entre sí como un viaje y una excursión. El propósito del viaje es la meta, el propósito de la excursión es el proceso”
Franz Grillparzer (1791-1872) Dramaturgo austriaco

PICNIC EN HANGING ROCK (Picnic at Hanging Rock) – 1975

picnic-en-hanging-rock

Director Peter Weir
Guión Cliff Green
Fotografía Russell Boyd
Música Bruce Smeaton
Producción ADC/BEF/McElroy & McElroy/SAFC
Nacionalidad Australia
Duración 115m. Color
Reparto Rachel Roberts, Vivean Grey, Helen Morse, Kirsty Child, Anne-Louise Lambert, Tony Llewellyn-Jones, Jacki Weaver, Frank Gunnell.

“Me sorprende el número de humanos que no tienen propósito. Aunque es probable que desempeñen una función y ellos no lo sepan”

Antes de engendrar LA ÚLTIMA OLA (1977), con la que compone un díptico arcano y embriagador de profunda resonancia cultural en torno a la correlación entre los abstrusos senderos del sueño y los antojadizos e irracionales vaivenes de la naturaleza, Weir dirigió esta envolvente adaptación de la homónima novela que Joan Lindsay escribió a partir de una historia real, según cuenta la tradición australiana, acontecida el día de San Valentín de 1900. La ultraterrenal desaparación de tres alumnas y una profesora del internado Appleyard en la milenaria, subyugante y desestabilizadora formación rocosa de Hanging Rock durante una turbadora jornada de excursión campestre, así como las secuelas que el enigmático hecho dejará en la única superviviente y el resto de sus compañeras, deparaba un film difícil de olvidar por su atmósfera de voluptuosa ingravidez, por la inquietud emanada de su sosegado pulso narrativo, por la fogosa luminosidad de su textura visual, por su hipnótica banda sonora (Gheorghe Zamfir, oboe; Smeaton, sintetizador) o por la etérea belleza de Anne Lambert.

Otras películas en las que asistimos a una EXCURSIÓN escolar

El carnicero – Claude Chabrol (1970)
Adiós, cigüeña, adiós – Manuel Summers (1971)
Ser y tener – Nicolas Philibert (2002)

AMISH (Único testigo)

Grupo etnorreligioso cristiano anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional, y su resistencia a adoptar comodidades y tecnologías modernas. Los amish son una comunidad cultural muy unida, descendientes de inmigrantes germanos y predominantemente suizos de habla alemana. Actualmente, las comunidades amish comprenden aproximadamente 22 asentamientos ubicados principalmente en los Estados Unidos y en Ontario, Canadá. Algunas de las características de los amish son la creencia en el Nuevo Testamento, la vida en asentamientos apartados de las metrópolis, el aislamiento del mundo exterior, la defensa de valores como el pacifismo, la humildad, la vida sencilla y el trabajo, así como la vestimenta al estilo del siglo XVII o XVIII. (Wikipedia)

“No me gusta la idea de que para estar cerca de su Dios deben dejar de lado el cultivo de su intelecto. Los amish dejan de estudiar a los dieciséis años porque consideran que un exceso de conocimiento los aleja de lo virtud”
Rocío Carmona (1974-) Escritora, editora y cantante española

ÚNICO TESTIGO (Witness) – 1985

witness

Director Peter Weir
Guión William Kelley, Earl W. Wallace y Pamela Wallace
Fotografía John Seale
Música Maurice Jarre
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 112m. Color
Reparto Harrison Ford, Kelly McGillis, Lukas Haas, Josef Sommer, Danny Glover, Jan Rubes, Alexander Godunov, Viggo Mortensen, Brent Jennings.

“Lo que hacen tus manos lo dicta tu corazón. Apártate de quienes viven en la violencia”

Un agente de policía de Philadelphia decide introducirse en el hermético mundo cotidiano de una comunidad vinculada a la secta cristiana amish para investigar el asesinato de un compañero y proteger además al único testigo del crimen, un niño de cuya madre no tardará en enamorarse. Weir debutó en el cine norteamericano con este sugerente cruce de thriller policíaco y melodrama romántico, que, a pesar de su evidente condición de pieza comercial, no sólo mantenía un impecable grado de tensión y emotividad durante todo el metraje, sino que funcionaba también en su faceta de testimonio social y antropológico al discurrir con perspicacia acerca de la disyuntiva entre dos identidades culturales tan encontradas como contradictorias. Más allá del alarde de versatilidad interpretativa ofrecido por Harrison Ford, cabría destacar la siempre adecuada banda sonora de Maurice Jarre (en esta ocasión ribeteada con el formidable Wonderful world de Sam Cooke) y la estupenda fotografía de John Seale, ambos colaboradores habituales del director australiano más sugestivo, acreditado y cosmopolita de la historia.

Otras películas sobre los AMISH

Sábado trágico – Richard Fleischer (1955)
A las duras y a las maduras – Bryan Spicer (1998)
Un abismo en el corazón – Gregg Champion (2010)

TELERREALIDAD (El show de Truman)

Los programas de telerrealidad (en inglés ‘reality show’) son un género televisivo en el cual se muestra lo que le ocurre a personas reales, en contraposición con las emisiones de ficción donde se muestra lo que le ocurre a personajes ficticios (personajes interpretados por actores, de ahí, su efecto de realidad). http://es.wikipedia.org/wiki/Telerrealidad

“El único invento televisivo que ha irrumpido en nuestras vidas es la telerrealidad (…) Ha supuesto toda una revolución porque los protagonistas de la trama son personas asequibles como nosotros, puede ser la pareja que vive al lado, y ha democratizado las historias porque ahora cualquiera puede hacerse famoso en quince días. Esto no ha hecho más que empezar…”
Jordi González (1962-) Periodista y presentador de radio y televisión español

EL SHOW DE TRUMAN (The Truman show) – 1998

truman

Director Peter Weir
Guión Andrew Niccol
Fotografía Peter Biziou
Música Burkhard Dallwitz
Producción Paramount
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 102m. Color
Reparto Jim Carrey, Laura Linney, Noah Emmerich, Natascha McElhone, Holland Taylor, Brian Delate, Peter Krause, Muriel Moore, Mal Jones.

“¿No has pensado nunca, Marlon, que tu vida ha sido conducida en cierta dirección?”

En uno de los mejores largometrajes de su fructífero período norteamericano, Weir perpetró una cáustica metáfora social sobre el alienador universo mediático y la perniciosa e impúdica influencia que éste puede ocasionar en sus participantes e incondicionales. Aunque el poder de su hiperbólica y visionaria entelequia haya sido parcialmente vencido por la vigente telerrealidad, la historia de un ciudadano afable, cándido y aparentemente venturoso cuya fraudulenta existencia sólo sirve para atenuar la insaciable y estúpida curiosidad de la audiencia aparece todavía hoy como una panorámica de la humanidad poco menos que apocalíptica, aunque, en el fondo, encierra en la figura y el proceder de su protagonista una saludable declaración de principios en favor de la libertad. El realizador australiano, arropado por unos recursos técnicos formidables, aplicó su contrastado talento narrativo al magnífico guión de Andrew Niccol e incluso tuvo la satisfacción de salir parcialmente airoso de un auténtico desafio profesional: lograr que la actuación de su histriónico protagonista resultara mínimamente digerible.

Otras películas sobre la TELERREALIDAD

[*REC] – J.Balagueró y P.Plaza (2007)
Los juegos del hambre – Gary Ross (2012)
Reality – Matteo Garrone (2012)

ABORIGEN (La última ola)

Habitante de un lugar que pertenece a una cultura que ya no es la predominante en un lugar y que ha cedido lugar a una nueva, ya sea por violencia, asimilación o cualquier otro proceso o combinación de procesos. (Wikipedia)

“De los escombros de una cultura aborigen destruida y los brotes raquíticos de una cultura exótica mal aclimatada, nace la cultura todavía informe del Ecuador de hoy”
Agustín Cueva (1937-1992), sociólogo y crítico literario ecuatoriano

LA ÚLTIMA OLA (The last wave) – 1977

ola

Director Peter Weir
Guión Peter Weir, Tony Morphett y Petru Popescu
Fotografía Russell Boyd
Música Charles Wain
Producción Ayer Productions/McElroy & McElroy
Nacionalidad Australia
Duración 106m. Color
Reparto Richard Chamberlain, Olivia Hamnett, Gulpilil, Frederick Parslow, Vivean Gray, Walter Amagula, Nandjiwarra Amagula, Roy Bara.

“Me están llevando a un mundo desconocido y no sé qué puedo hacer. Hemos perdido nuestros sueños y cuando vuelvan ya no sabremos lo que significan”

Weir inició su coherente y poco reconocida trayectoria como realizador atendiendo los estándares más arcanos y turbadores del género fantástico, contribuyendo al mismo tiempo y de forma decisiva a afianzar el fugaz apogeo de la cinematografía de su país. Si en su ópera prima LOS COCHES QUE DEVORARON PARÍS (1974) establecía una alegórica invectiva socio-política sobre las terroríficas consecuencias de una aberrante crisis de valores describiendo la provocada siniestralidad que sustenta la vida económica de una pequeña población australiana, en esta hipnótica parábola acerca de la simbiótica y desigual colisión del hombre con la naturaleza parecía preludiar el estrago de los fenómenos meteorológicos a partir del catártico itinerario espiritual que emprende un abogado al relacionar la esencia premonitoria de sus sueños con el esotérico caso de un aborigen asesinado en el que está inmerso. Una fotografía de agobiante turbiedad y unos envolventes efectos sonoros acabaron de acentuar la enrarecida atmósfera de esta atemporal exhortación atropológica de inenarrable desenlace.

Otras películas sobre ABORÍGENES

Walkabout – Nicolas Roeg (1971)
Whale rider – Niki Caro (2002)
La quimera de los héroes – Daniel Rosenfeld (2003)

REPORTERO (El año que vivimos peligrosamente)

Periodista de campo, que recoge y verifica informaciones sobre el terreno mismo de los acontecimientos, y según los casos, o bien él mismo trabaja el material obtenido para darle formato de difusión, o bien transmite ese material a sus colegas, a veces llamados “periodistas de escritorio”, que serán quienes se encarguen de los detalles finales (…) Durante un reportaje, el reportero describe los hechos, inserta las observaciones y comentarios de los testigos, informa de las fuentes, y plantea la problemática o asunto. Unas de las cosas más importantes en un reportaje, es la claridad, la agilidad, la impronta transmitida por el periodista, y el ambiente y entusiasmo que logra recrear. Las descripciones y las sensaciones subjetivas del reportero o de sus entrevistados, pueden llegar a complementar muy bien el análisis crudo de los hechos. http://es.wikipedia.org/wiki/Reportero

“Existe un contrato implícito entre el reportero y sus lectores de que una versión confiable de la realidad está siendo presentada con cuidado y honestidad”
Roy Peter Clark (1948-) Escritor, periodista y editor estadounidense

EL AÑO QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE (The year of living dangerously) – 1982

year

Director Peter Weir
Guión Peter Weir, David Williamson y C.J. Koch
Fotografía Russell Boyd
Música Maurice Jarre
Producción Metro Goldwyn Mayer/McElroy & McElroy
Nacionalidad Australia/ Estados Unidos
Duración 117m. Color
Reparto Mel Gibson, Sigourney Weaver, Linda Hunt, Michael Murphy, Paul Sonkkila, Bill Kerr, Noel Ferrier, Bembol Roco, Mike Emperio.

“Uno no debe pensar en los problemas de manera global. Debe hacer lo que pueda para aliviar las pequeñas miserias que se le presentan cotidianamente”

Espléndida adaptación de la premiada novela homónima de C.J. Koch, cuya gran aceptación de crítica y público la llevó a erigirse en precursora de un efímero subgénero bélico consistente en introducir a un reportero en el meollo de un torbellino revolucionario tercermundista y enfrentarlo a la difícil disyuntiva de contraponer su compromiso político y profesional a sus necesidades emocionales. En esta ocasión el conflicto se enmarcaba en la convulsa Indonesia de Sukarno, en plena rebelión polinesia de 1965, y los héroes románticos eran un audaz corresponsal australiano y una atractiva diplomática norteamericana, probablemente dos de las mejores actuaciones en las carreras de Gibson y una Weaver tan resplandeciente como arrebatadora, cuya belleza jamás volvería a lucir como en las formidables escenas de la pareja bajo la lluvia. Weir condujo el relato con vigor, sensualidad y un manifiesto clasicismo, mientras que Linda Hunt se convirtió en la primera actriz en lograr el Oscar al mejor “actor” secundario, gracias a la insólita caracterización del fotógrafo que ejerce de guía al protagonista.

Otras películas sobre REPORTEROS

El gran carnaval – Billy Wilder (1951)
Bajo el fuego – Roger Spottiswoode (1983)
Los gritos del silencio – Roland Joffé (1984)