Judy Garland

JUICIO (Vencedores o vencidos)

Discusión judicial y actual entre partes, y sometido al conocimiento de un tribunal de justicia. Esto presupone la existencia de una controversia o conflicto de interés, es decir, la sustentación de derechos e intereses contradictorios o contrapuestos a lo defendido por la parte contraria, y que la perjudican (…) El juicio oral es el periodo decisivo del proceso penal en que, después de concluido el sumario, se practican directamente las pruebas y alegaciones ante el tribunal sentenciador, son juicios concentrados, de inmediación judicial con actuación pública de todas las partes e intervención directa y constante de juez, que se llevan en forma oral. Reciben este nombre en contraposición a los juicios escritos, y están regidos por una serie de principios propios. (Wikipedia)

“Me encantan los juicios por asesinato, los juicios importantes en los que hay una vida en juego y la presión es tan enorme que se respira en el ambiente. Cuando la sala está abarrotada y se toman grandes medidas de seguridad. Donde la mitad del público odia al acusado y a sus abogados y la otra mitad reza para que se salve”
John Grisham (1955-) Escritor estadounidense

VENCEDORES O VENCIDOS (Judgment at Núremberg) – 1961

juicio

Director Stanley Kramer
Guión Abby Mann
Fotografía Ernest Laszlo
Música Ernest Gold
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 178m. B/N
Reparto Spencer Tracy, Burt Lancaster, Richard Widmark, Montgomery Clift, Ed Binns, Judy Garland, Maximilian Schell, Marlene Dietrich.
* Ernest Gold – Tea time in Berlin

“Ante los pueblos del mundo, permítanme ustedes que proclame en nuestro fallo aquello que defendemos: justicia, verdad y el respeto que merece el ser humano”

Personaje de intachable conducta humanista y decidido valedor del liberalismo, Stanley Kramer ha inscrito su nombre en la historia cinematográfica mucho más por su vasta y perentoria labor como productor que por su gris incursión en el campo de la realización de largometrajes, en su mayoría, caracterizados por el maniqueísmo con el que se implicaba en cuestiones eminentemente trascendentales. Sin lugar a dudas, el mejor de todos ellos lo hallamos en esta competente adaptación de la obra teatral que Abby Mann escribió con fines televisivos sobre uno de los trece procesos judiciales practicados en 1945 en la ciudad de Nuremberg contra los causantes de la ignominiosa y aberrante barbarie nazi, de la que se reproducían impactantes escenas documentales de los campos de exterminio. El cineasta neoyorquino no supo sacar el máximo partido del desgarrador material dramático que tuvo entre manos pero logró extraer las ineludibles vías de reflexión que demandaba gracias a las generosas cotas de compromiso contenidas en los testimonios glosados por un estelar conjunto de intérpretes.

Otras películas que reproducen un JUICIO ORAL

Testigo de cargo – Billy Wilder (1957)
Anatomía de un asesinato – Otto Preminger (1959)
Veredicto final – Sidney Lumet (1982)

NAIF (El pirata)

Se aplica a la corriente artística caracterizada por la ingenuidad y espontaneidad, el autodidactismo de los artistas, los colores brillantes y contrastados y la perspectiva acientífica captada por intuición. En muchos aspectos, recuerda (o se inspira) en el arte infantil, muchas veces ajeno al aprendizaje académico. (Wikipedia)

“No me esperaba ganar un segundo Emmy tal vez porque soy naïf, pero no lo esperaba”
Jim Parsons (1973-) Actor estadounidense

EL PIRATA (The pirate) – 1948

pirata

Director Vincente Minnelli
Guion Albert Hackett y Frances Goodrich
Fotografía Harry Stradling
Música Lennie Hayton
Producción Metro Goldwyn Mayer
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 102m. Color
Reparto Judy Garland, Gene Kelly, Walter Slezak, Gladys Cooper, Reginald Owen, George Zucco, Ellen Ross.
* Judy Garland – Love of my life

“No me digas que nunca has anhelado un príncipe en lugar de una calabaza”

El momento culminante de la unión artística entre Minnelli y su esposa Judy Garland se halla en esta vibrante e insólita adaptación de una comedia de S.N. Behrman, que, paradójicamente, y quizás por haberse adelantado en veinte años a su época (según acabaría manifestando el productor Arthur Freed) obtuvo una gélida acogida por parte de la crítica y el público. Aunque probablemente sea cierto que este homenaje musical al cine de aventuras marítimas, ambientado en una isla caribeña repleta de piratas, cómicos e ilusionistas, rezumara una vehemencia exótica demasiado osada en su afán por narrar con gracejo, frescura y sensualidad los amores entre una pretendida joven y un acrobático comediante, no es menos evidente que entroncaba realidad y ficción con suma elegancia y un cromatismo naif esplendoroso, beneficiado de la excelente fotografía de Stradling. Por si fuera poco, las espléndidas canciones de Cole Porter y la coreografía de Kelly y Robert Alton redondearon la función al concebir números tan antológicos como Niña, Love of my life o el imperecedero Be a clown.

Otras películas adornadas con un estilo NAIF

Mi tío – Jacques Tati (1958)
Zazie en el metro – Louis Malle (1959)
Eduardo Manostijeras – Tim Burton (1990)