Charles Chaplin

FUNAMBULISMO (El circo)

Arte de caminar a lo largo de un delgado alambre, cuerda o similar mínima superficie de apoyo, practicado desde la antigüedad clásica por los funámbulos. https://es.wikipedia.org/wiki/Funambulismo

“El llamado ejercicio del poder se parece mucho al ejercicio funámbulo de la cuerda floja, es una angustia que no cesa, la esperanza de un futuro mejor que no existe, un presente ahogado entre el escozor de ayer y la incertidumbre de mañana”
Leopoldo Calvo-Sotelo (1926-2008) Político español, expresidente del Gobierno de España

EL CIRCO (The circus) – 1928

circo2

Director Charles Chaplin
Guión Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh, Jack Wilson y Mark Markblatt
Música Charles Chaplin
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 72m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Merna Kennedy, Harry Crocker, Henry Bergman, Allan Garcia, George Davis, Betty Morrisey, Steve Murphy.

Fenomenal intersección entre la imaginería circense y la perspicacia paródica chapliniana que dio como resultado una nueva manifestación de la ingeniosa facultad de su autor para conjugar su peculiar procedimiento cómico con un dramatismo delicado, melancólico y profundamente humano. Con el propósito de evocar sus experiencias en la compañía de Fred Karno, trasladó los amores, adversidades y peripecias del eterno vagabundo al entrañable mundo del circo ambulante, obteniendo fragmentos cómicos tan sublimes como la desternillante secuencia en la que Charlot es acosado por un grupo de zumbones chimpancés en plena actuación de funambulismo, en la que por cierto no utilizó dobles. La película, cuya energía gravitaba en la psicología del personaje, quedó sin embargo impregnada de un tono patéticamente amargo, nada distante de la situación por la que atravesaba la vida privada de Chaplin; atribulado por su divorcio con Lita Grey y asediado por una furiosa campaña de descrédito, que, evidentemente, acabaría por repercutir en la preparación y posterior carrera comercial del film.

Otras películas donde se practica el FUNAMBULISMO

El circo volador – Alfred Lind (1912)
Un verano caprichoso – Jirí Menzel (1968)
Man on wire – James Marsh (2008)

PREJUICIO (Una mujer de París)

Juicio u opinión,generalmente negativo,que se forma inmotivadamente de antemano y sin el conocimiento necesario. (www.wordreference.com)

“Los prejuicios son superados raramente por el razonamiento; no estando fundados en la razón, no pueden ser destruidos por la lógica”
Tyron Edwards (1809-1894) Teólogo y editor estadounidense

UNA MUJER DE PARÍS (The woman of Paris) – 1923

??????????

Director Charles Chaplin
Guion Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh y Jack Wilson
Música Charles Chaplin y Louis F. Gottschalk
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 84m. B/N
Reparto Edna Purviance, Adolphe Menjou, Carl Miller, Clarence Geldert, Charles K. Frech, Lydia Knott, Betty Morrissey, Charles Chaplin.

“El tiempo cura, y la experiencia enseña que el secreto de la felicidad está en el servicio a los demás”

Chaplin inició su trayectoria en la United Artists con esta incuestionable obra maestra del melodrama costumbrista que influyó enormemente en la comedia ligera y mundana cultivada por Ernst Lubitsch por su sutil tratamiento de la elipsis, y, que, hoy en día, es considerada como el primer proceso psicológico e intimista de la historia del cine. Basado en varias anécdotas amorosas confesadas al cineasta por la famosa multimillonaria Peggy Hopkins Joyce, utilizaba los contratiempos del destino que impedían la consumación afectiva entre un pintor y la querida de un pudiente vividor parisino para retratar con una inaudita precisión y agudeza la prejuiciosa intransigencia de una sociedad corrosiva e insensible, permitiéndose para ello acicates visuales tan sesudos como el reflejo del paso del tren en el rostro de la protagonista. Su elevadísimo coste de producción no sería compensado con su mediocre carrera comercial, la cual no sólo causó protestas y prohibiciones sino que anticipó la retirada de Edna Purviance, actriz con la que el genial cómico colaboraba desde hacía diez años.

Otras películas sobre PREJUICIOS

Sayonara – Joshua Logan (1957)
La tía Tula – Miguel Picazo (1964)
Orgullo y prejuicio – Joe Wright (2005)

DISCURSO (El gran dictador)

Mensaje que se pronuncia de manera pública. Se trata de una acción comunicativa cuya finalidad es exponer o transmitir algún tipo de información y, por lo general, convencer a los oyentes. (definicion.de)

“El secreto de un buen discurso es tener un buen comienzo, y un buen final, y luego tratar de que ambos estén lo más cerca posible”
George Burns (1896-1996) Cómico y actor estadounidense

EL GRAN DICTADOR (The great dictator) – 1940

dictador2

Director Charles Chaplin
Guión Charles Chaplin
Fotografía Rollie Totheroh y Karl Struss
Música Charles Chaplin y Meredith Willson
Producción United Artists
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 128m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Paulette Goddard, Jack Oakie, Reginald Gardiner, Henry Daniell, Carter De Haven, Grace Hayle.

“Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco”

Chaplin introdujo el diálogo en su obra con esta implacable sátira política sobre el fascismo y sus nefastas consecuencias, realizada a principios de la Segunda Guerra Mundial, que supuso la definitiva despedida del universalmente conocido Charlot; en esta ocasión, metido en la piel de un amnésico barbero judío que es acosado por el dictador Hynkel, en una acertada caricatura de Hitler que también encarnaba el propio autor. Gracias a una hábil combinación entre el “slapstick” y la parodia socio-política, la película conectó perfectamente con el público y desató una tremenda polémica mundial debido principalmente al detallado, vigente e inolvidable discurso final: toda una declaración de principios en contra de las dictaduras y en favor de la paz, la tolerancia y la libertad. Esta incuestionable obra maestra, determinada a perforar la conciencia humana y erigirse en obligatoria estación de paso para todo aficionado al cine, destacaba también por la memorable caracterización de Jack Oakie como Benito Mussolini u otras escenas realmente antológicas, como el afeitado al son de la Danza Húngara de Brahms o el megalómano baile con la bola terráquea.

Otros películas con grandes DISCURSOS

Caballero sin espada – Frank Capra (1939)
Julio César – Joseph L. Mankiewicz (1953)
El discurso del rey – Tom Hooper (2010)

ABANDONO (El chico)

Acto y la consecuencia de abandonar. Este verbo puede aludir a dejar algo o a alguien, alejarse o descuidarlo (…) Cuando el concepto se vincula a un ser vivo, se lo asocia al desamparo. Supongamos que una mujer que acaba de tener un hijo, coloca al bebé en una caja, lo deja en la puerta de una iglesia y se marcha del lugar. Esta acción repudiable supone el abandono del niño, ya que el pequeño no tendrá los cuidados que debería proporcionarle su progenitora. (definicion.de)

“Nosotros somos culpables de muchos errores y muchas faltas, pero nuestro peor crimen es el abandono de los niños negándoles la fuente de la vida”
Gabriela Mistral (1889-1957) Poeta, diplomática, feminista y pedagoga chilena

EL CHICO (The kid) – 1921

kid

Director Charles Chaplin
Guión Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh
Música Charles Chaplin
Producción First National
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 58m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Jackie Coogan, Edna Purviance, Carl Miller, Tom Wilson, Lita Grey, Chuck Riesner.

“Una película con una sonrisa y, tal vez, una lágrima”

Por primera vez en su filmografía, Chaplin optó por combinar drama y cine cómico en esta ambiciosa y a la postre decisiva película, cuyo enorme éxito hizo que conquistara el más alto renombre mundial, animándole, además, a abandonar definitivamente la producción de cortometrajes. Con evidentes influencias dickensianas e inspirándose en datos de carácter autobiográfico de su mísera infancia, describía en ella el enternecedor vínculo afectivo que florece en el submundo marginal londinense entre un niño abandonado por su madre y el vagabundo (Charlot) que lo acoge, protege y acompaña en sus correrías callejeras. El genial e imperecedero cineasta desplegó su prodigioso talento al plasmar la naturaleza humana del relato con la dosis necesaria de ternura, sencillez y emotividad, ofreciendo momentos de gran inventiva como el sueño angélico o la temeraria persecución por los tejados, descubrió a uno de los mejores actores infantiles de la historia del cine (Jackie Coogan) y, por si fuera poco, compuso un nuevo montaje del film en 1971, agregándole una banda sonora de su propia autoría.

Otras películas que tratan el tema del ABANDONO de niños

Oliver Twist – David Lean (1948)
Tres solteros y un biberón – Coline Serreau (1985)
El curioso caso de Benjamin Button – David Fincher (2008)

REVERENDO (El peregrino)

Apelativo o adjetivación que usualmente se aplica a eclesiásticos o sacerdotes, especialmente a los que tienen funciones directivas de un colectivo religioso. http://etimologias.dechile.net/?reverendo

“Y luego el reverendo padre en el púlpito barroco y torturado acusándonos a todos -¿amor aquello?- por unos besos nunca omitidos” (poesía El tiempo difícil -V-)
José Antonio Labordeta (1935-2010) Cantautor, escritor y político español

EL PEREGRINO (The pilgrim) – 1923

pilgrim

Director Charles Chaplin
Guión Charles Chaplin
Fotografía Roland Totheroh
Producción Chaplin/First National
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 59m. B/N
Reparto Charles Chaplin, Edna Purviance, Kitty Bradbury, Syd Chaplin, Loyal Underwood, Dean Riesner, Mack Swain, Charles Reisner.

Pieza cardinal dentro de la ilustre filmografía chapliniana, por cuanto supuso la postrera obra corta del genial cómico y el final de su compromiso contractual con la First National, que describía los divertidísimos aprietos del eterno vagabundo (otra vez en la piel de un presidiario fugado de la cárcel) para hacerse pasar por el nuevo reverendo de una pequeña comunidad religiosa y, por si fuera poco, eludir las facinerosas acometidas de un viejo compañero de la prisión. Bajo un maravilloso encadenamiento de gags, entre ellos el improvisado sermón mímico sobre David y Goliat del falso párroco o el satírico, abstruso e inolvidable epílogo en la intersección fronteriza entre Texas y México, emergía con precisa e impávida condición burlesca una penetrante crítica contra la rancia y mojigata devoción religiosa de la sociedad provinciana estadounidense. Mientras se preparaba para protagonizar el que, a la postre, se convertiria en el primer y único drama “serio” de Chaplin, UNA MUJER DE PARÍS (1923), Edna Purviance acompañó aquí por última vez al entrañable Charlot en sus andanzas.

Otras películas sobre REVERENDOS
Siguiendo mi camino – Leo McCarey (1944)
Don Camilo – Julien Duvivier (1952)
Yo confieso – Alfred Hitchcock (1953)