Ben Gazzara

DEPRAVACIÓN (Happiness)

Degeneración o entrega a comportamientos viciosos o que se apartan de la moral y las costumbres generalmente admitidas. (Larousse Editorial)

“Más estados han perecido por la depravación de las costumbres que por la violación de las leyes”
Montesquieu (1689-1755) Cronista y pensador político francés

HAPPINESS (Happiness) – 1998

happiness

Director Todd Solondz
Guion Todd Solondz
Fotografía Maryse Alberti
Música Robbie Konder
Producción Killer Films/Good Machine
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 134m. Color
Reparto Jane Adams, Louise Lasser, Philip Seymour Hoffman, Jared Harris, Ben Gazzara, Cynthia Stevenson, Lara Flynn Boyle, Dan Moran.

“Crees que no aprecio el arte, crees que no entiendo de moda. Piensas que no estoy al día, que soy patético, una insignificancia, un cerdo seboso. Crees que soy una mierda. Pues te equivocas, porque yo soy el champán y tú eres la mierda”

Las prometedoras expectativas generadas por Todd Solondz con la vandálica BIENVENIDOS A LA CASA DE MUÑECAS (1996), quedaron reafirmadas con este devastador ejercicio coral, a medio camino entre la comedia satírica y el más lastimoso drama psicológico, en el que prefijaba un universo propio destinado a hurgar en el perfil más siniestro y nauseabundo de la condición humana. Una vez presentada la aparente integridad de un surtido de individuos asentados en un acomodado barrio de New Jersey, lugar donde transcurrió la niñez del cineasta, el film procedía a interrelacionar con angustiosa rotundidad las depravadas disyuntivas morales que obstruían la consumación de un peculiarísimo sentido del bienestar, y, que en el fondo, no hacían sino revelar distintas formas de sobrevivir a la inadaptación social y a la más absoluta y patética soledad espiritual. Una pringosa e insólita miscelánea de temperamentos malsanos, desviaciones sexuales y conductas aberrantes, servida con un desparpajo tan lapidario como esterilizante, que seguiría chapoteando en la obra de su autor e incluso gozaría de una anodina secuela, LA VIDA EN TIEMPOS DE GUERRA (2009).

Otras películas sobre DEPRAVACIÓN

Pink Flamingos – John Waters (1972)
Saló o los 120 días de Sodoma – Pier Paolo Pasolini (1975)
Capturing the Friedmans – Andrew Jarecki (2003)

DEUDA (El asesinato de un corredor de apuestas chino)

Obligación que una persona tiene de pagar, reintegrar o satisfacer algo (generalmente dinero) a otro sujeto. http://definicion.de/deuda/

“Las deudas son como cualquier otra trampa en la que se es muy fácil caer, pero de la que es dificilísimo salir”
George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés

EL ASESINATO DE UN CORREDOR DE APUESTAS CHINO (The killing of a chinese bookie) – 1976

Director John Cassavetes
Guión John Cassavetes
Fotografía Frederick Elmes, Michael Ferris y Mitchell Breit
Música Bo Harwood
Producción Faces Distribution Corporation
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 135m. Color
Reparto Ben Gazzara, Timothy Carey, Seymour Cassel, Robert Phillips, John Kullers, Morgan Woodward, Al Ruban, Virginia Carrington.

“Dicen que todo es sexo, que el sexo lo es todo. Aquí en el Crazy Horse West les damos mucho más”

Pocas veces un film tan fallido en su concepción como en su inoperante trascendencia crítica y comercial, naufragó en taquilla en su estreno oficial y volvió a hacerlo dos años más tarde cuando se reestrenó con el metraje acortado en casi media hora, ha influido tanto en continuadores del género como Quentin Tarantino, Abel Ferrara o, incluso, Martin Scorsese, y resulta hoy tan abierto a lecturas o reinterpretaciones como este personalísimo acercamiento de Cassavetes a los sumideros del crimen organizado. En un contexto urbano enrarecido y amenazador, cuya atmósfera de felonía e impudicia era atenuada por la irradiante policromía de su fotografía y vestuario, se dibujaba con ascético ardor el errático y aciago divagar cotidiano del propietario de un local de espectáculos eróticos de Los Angeles, forzado al homicidio para cancelar una deuda contraída con la mafia. Ben Gazzara improvisó con maña el personaje, que bien podía ser un “alter-ego” del adalid del cine independiente en cuanto a la coerción a corromper sus jerárquicos principios dentro de una comunidad artística marginal.

Otras películas sobre DEUDAS

¡Qué bello es vivir! – Frank Capra (1946)
Teniente corrupto – Abel Ferrara (1992)
Deuda de sangre – Clint Eastwood (2002)