FETICHISMO (Ensayo de un crimen)

Desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. (RAE)

“De todos los presentes el que mejor conocía la obra de Buñuel era Hitchcock. Compartían fetichismo y mirada vidriosa hacia la mujeres. También algunas coincidencias biográficas: educación católica, paso por los jesuitas, obsesión por el sexo, la religión y la muerte” (respecto a su libro El banquete de los genios)
Manuel Hidalgo (1953-) Periodista y escritor español

ENSAYO DE UN CRIMEN (Ensayo de un crimen) – 1955

Director Luis Buñuel
Guión Luis Buñuel y Eduardo Ugarte Pagés
Fotografía Agustín Jiménez
Música Jorge Pérez
Producción Alianza Cinematográfica
Nacionalidad México
Duración 89m. B/N
Reparto Ernesto Alonso, Miroslava Stern, Ariadna Welter, Rita Macedo, Enrique Díaz, Eva Calbo, Rodolfo Landa, Andrea Palma, Carlos Riquelme.

“No se le puede procesar por haber deseado la muerte de alguien. No tendríamos más trabajos los jueces si eso hubiera que perseguirlo (…) El pensamiento no delinque, amigo mío”

La desafortunada carrera criminal de un pervertido y frustrado psicópata, prisionero de una malsana e inhábil tentación hacia la muerte, polarizaba el argumento de esta comedia negra, libremente inspirada en una novela homónima de Rodofo Usigli, que, sin duda alguna, figura entre las obras más lúcidas, resbaladizas y distinguidas de la etapa mexicana de Luis Buñuel. El llamado “sordo de Calanda” aplicaría al film un cariz distanciador, inofensivo y decididamente moderno para enmascarar un venenoso discurso en torno a las prominentes represiones del burgués medio, desarrollado con generosas dosis de corrosivo sentido del humor y una copiosa presunción de su particular erotismo fetichista. Abundantes piernas adornadas con mórbidas ligas, ortopedias libidinosas e, incluso, una misteriosa cajita musical generadora de trastornos psíquicos integraban la peculiar iconografía de esta excepcional película, conocida también con el irónico título de La vida criminal de Archibaldo De la Cruz. Cabe citar, como morbosa curiosidad, que la actriz Miroslava Stern se quitó la vida a los pocos días de acabar el rodaje, según dicen tras sufrir un desengaño amoroso con un famoso torero español.

Otras películas que evidencian la predisposición de su autor por el FETICHISMO

Pulp Fiction – Quentin Tarantino (1994)
The pillow book – Peter Greenaway (1995)
Crash – David Cronenberg (1996)

8 comments

  1. Adoro las películas que Buñuel realizó en México. Esta película, Él, El ángel exterminador, Los olvidados, Nazarín, Abismos de pasión… y las que aún me quedan por ver. En Ensayo de un crimen, como en todo su cine, tiene momentos que son imposibles de olvidar… desde las escenas elegidas de la infancia del aprendiz de asesino… hasta los momentos escalofriantes con una muñeca de cera. Es de esas películas que merecen verse una vez en la vida… Y en cuanto a Miroslava Stern, la disfruté hace un año en La muerte enamorada, una especie de remake de La muerte de vacaciones, donde la muerte es una mujer. Y también en Escuela de vagabundos. Triste su historia…

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. La etapa mexicana de Buñuel podría ser comparable al período francés de Max Ophüls o al insuperable ciclo de cine negro americano de Fritz Lang, es decir, fases de una creatividad y lucidez extremas que coincidieron con el exilio de su realizador. Besos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.