TOXICOMANÍA (Drugstore cowboy)

Estado derivado del consumo habitual y excesivo de ciertas sustancias tóxicas, como la morfina, cocaína, heroína, alcohol, nicotina, barbitúricos, etc. La principal característica de las toxicomanías es la aparición del síndrome de abstinencia física o psíquica cuando su consumo se suprime bruscamente. http://salud.doctissimo.es/diccionario-medico/toxicomania.html

“Un toxicómano respeta poco su imagen. Usa la ropa más sucia y gastada y no siente ninguna necesidad de llamar la atención. Durante mi periodo de adicción en Tánger, me conocían como ‘El hombre invisible’” (novela Queer)
William S. Burroughs (1914-1997) Novelista, ensayista y crítico social estadounidense

DRUGSTORE COWBOY (Drugstore cowboy) – 1989

drugstore

Director Gus Van Sant
Guión Gus Van Sant y Daniel Yost
Fotografía Robert Yeoman
Música Elliot Goldenthal
Producción Avenue Pictures
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 100m. Color
Reparto Matt Dillon, Kelly Lynch, James LeGros, Heather Graham, Eric Hull, Max Perlich, James Remar, John Kelly, Grace Zabriskie.

“Te irás a la mierda. Es siempre igual. Mientras más consumas, mientras más tiempo lo hagas, más bajo caes. Tienes que encontrar tu propio fondo”

Uno de los eslabones fundamentales del cine independiente norteamericano de los ochenta, y, sin lugar a dudas, el primer trabajo distinguido en la desigual e imprevisible carrera de su realizador. Las agónicas correrías criminales de una pandilla de jóvenes para sobrevivir a su voracidad toxicómana y, en particular, la tentativa de su cabecilla para erradicar su adicción, componían el sustrato argumental de este amargo, riguroso y distante acercamiento al fenómeno de la drogodependencia, que, rehusando cualquier impulso retórico o aleccionador y nutriéndose con precisas de humor, acaba por provocar en el espectador un impacto tan sincero como persuasivo. Inspirada en la homónima novela autobiográfica de James Fogle y convertida hoy en día en una obra de culto, abordaba el conflicto desde una perspectiva esperanzadora y retrospectiva (principios de la década de los setenta) para emparentarlo con el espíritu que enfervorizó la filosofía “beat”; de ahí la impagable aparición como secundario de una de las figuras más emblemáticas de la generación, William S. Burroughs.

Otras películas que tratan el tema de la TOXICOMANÍA

Gloria y hambre – William A. Wellman (1933)
Trainspotting – Danny Boyle (1996)
Réquiem por un sueño – Darren Aronofsky (2000)

7 comments

  1. Cómo me gusta Gus Van Sant y esta película me resulta interesantísima, aunque empecé a amarle con Mi Idaho privado (que también varios de sus personajes son toxicómanos).
    El tema de la toxicomanía a drogas, alcohol y barbitúricos ha estado muy presente en el cine. Aporto dos clásicos: El hombre del brazo de oro de Otto Preminger (Heroína) y Días sin huella de Billy Wilder (Alcohol),
    Me apunto la de Wellman que parece interesantísima.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

    1. Yo no puedo compartir esa admiración que profesas por Van Sant, querida Hildy. Tal y como digo en la reseña, me parece un realizador de una trayectoria demasiado irregular, incluso chocante en ocasiones. En mi opinión ha compaginado películas francamente interesantes con otras harto insatisfactorias; siendo, además, autor de uno de los bodrios más infames y blasfemos de los años noventa (‘Psycho’).
      Me encantan las dos películas que has aportado, las cuales ya forman parte del blog.
      Besos.

      Me gusta

  2. Dos grandes títulos que abordan la TOXICOMANÍA y que hoy nos recuerda Hildy. Este tema bien merece ser considerado como subgénero cinematográfico (por su destacada presencia en el cine), y aunque son muchos los títulos a recordar, así por lo pronto pienso en “Días de vino y rosas”, de Blake Edwards, que me impactó muchísimo…y eso que Kirsten (Lee Remick) sólo sentía una inocente e irresistible adicción por el chocolate…

    El cine de Gus Van Sant sigue siendo un desconocido para mí. De momento no me siento tentada…ya veremos más adelante.

    Un abrazo
    Silveria

    Me gusta

    1. Gran película la de Blake Edwards. Espero dedicarme a ella en un futuro próximo.
      Siempre estás a tiempo en indagar en la trayectoria de Van Sant, pero creo que haces bien en repasar antes la filmografía de Carpenter, por lo que he visto últimamente en tu magnífico blog últimamente. Un abrazo.

      Me gusta

  3. Me permito discrepar y, sin haber visto toda la obra pero sí lo más representativo, me parece un cineasta fácil, tramposo, maniqueo…, pero, eso sí, agradable y muy EEUU.
    ¡Ojo!, no quiero decir que sus películas no sean bonitas y divertidas que lo son, lo cual es mucho hoy en día, pero tendremos que reconocer que no es lo mismo hacer En un rincón de la Toscana, que Una casa en Córcega, por poner un ejemplo de lo que indico. Saludos.

    Me gusta

    1. No puedo reafirmar ni tampoco discrepar con tu ejemplo, pues no he visto ninguna de las dos películas. Ahora, sí puedo estar de acuerdo en que Gus Van Sant es un realizador interesante, pero nada más. Su carrera, como le digo a Hildy más arriba, está nutrida de películas tan interesantes (‘Elephant’) como infumables (‘Psycho’).
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. … mi idilio con Gus van Sant empezó con Mi Idaho privado (con ecos shakesperianos y del Welles de Campanadas a medianoche más el universo de van Sant). Su cine tiene dos vertientes: aquellas películas en las que arriesga formalmente y aquellas en las que sigue una narrativa cinematográfica clásica (y por otra parte siempre las más criticadas). La sensibilidad de este director a mí me toca y creo que sabe perfectamente contar historias y tiene un dominio interesante del lenguaje cinematográfico. En esa primera vertiente además de la película que reseñas y Mi idaho privado, están también Todo por un sueño, Elephant, Paranoid Park o Restless. Y de su segunda vertiente tengo gran cariño a El indomable Will Hunting, y me parecen propuestas muy interesantes Tierra prometida y Mi nombre es Harvey Milk.

    No quise ver Psicosis. Pero no deja de ser un curioso y atrevido atrevimiento (valga la redundancia…). Nunca hubiera pensado en Van Sant para un remake hitchcockiano.

    Beso
    Hildy

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s