SEQUÍA (La aldea maldita)

Anomalía transitoria en la que la disponibilidad de agua se sitúa por debajo de los requerimientos estadísticos de un área geográfica dada. El agua no es suficiente para abastecer las necesidades de las plantas, los animales y los humanos. La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, este fenómeno se denomina sequía meteorológica y si perdura, deriva en una sequía hidrológica caracterizada por la desigualdad entre la disponibilidad natural de agua y las demandas naturales de agua. En casos extremos se puede llegar a la aridez. https://es.wikipedia.org/wiki/Sequ%C3%ADa

“Dime, sequía, dime, tierra quemada, tierra de huesos remolidos, dime, luna agónica, ¿no hay agua, hay sólo sangre, sólo hay polvo, sólo pisadas de pies desnudos sobre la espina, sólo andrajos y comida de insectos y sopor bajo el mediodía impío como un cacique de oro?”
Octavio Paz (1914-1998) Poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano

LA ALDEA MALDITA (La aldea maldita) – 1930

aldea

Director Florián Rey
Guión Florián Rey
Fotografía Alberto Arroyo
Música Rafael Martínez
Producción Florián Rey/Pedro Larrañaga
Nacionalidad España
Duración 59m. B/N
Reparto Carmen Viance, Pedro Larrañaga, Pedro Pastor, Amelia Múñoz, Ricardo Núñez, Pilar Torres, José Baviera, Antonio Mata.

El vulgar y deprimente panorama por el que atravesaba el cine mudo español se vio alterado con la aparición de este sobrio y circunspecto drama rural, que no sólo se convirtió en la primera tentativa nacional de film con contenido crítico-social, sino en la mejor y más importante obra de su cinematografía silente. Claramente influenciada por las producciones soviéticas de la época, recreaba con gran honestidad las dificultades de la vida campesina a partir de la turbulenta historia de honra y contrición de un matrimonio castellano de principios del siglo XX, obligado a emigrar a la ciudad junto al resto de los aldeanos tras haber perdido las cosechas de los últimos tres años por culpa de la sequía. La repentina irrupción del sonoro arrastró a la cinta hasta los estudios franceses de Epinay-sur-Seine donde se le añadieron algunos diálogos y una adecuada partitura musical; factores que contribuyeron a fomentar una exitosa carrera comercial iniciada en París, donde se mantuvo en cartel durante un año. En 1942, el mismo Florián Rey realizó una nueva versión homónima y sonorizada con un resultado manifiestamente inferior.

Otras películas azotadas por la SEQUÍA

La senda de los elefantes – William Dieterle (1954)
Un lugar llamado milagro – Robert Redford (1988)
El sabor de la sandía – Tsai Ming-liang (2005)

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s