Día: agosto 22, 2015

PÉTALO (American beauty)

En botánica, el pétalo es un antófilo que forma parte de la corola de una flor. Es la parte interior del perianto, el cual comprende las partes estériles de una flor. En una flor “típica” los pétalos son llamativos y coloreados, y rodean las partes reproductivas. El número de pétalos en una flor es indicativo de la clasificación de la planta: dicotiledóneas, que típicamente tienen cuatro o cinco pétalos; y monocotiledóneas, que tienen tres o algún múltiplo de tres pétalos. La función principal de los pétalos o de la corola es la de atraer los polinizadores. (Wikipedia)

“La felicidad es como una gota de rocío en un pétalo de flor, brilla tranquila, después de vacilar cae como una lágrima de amor”
Vinicius de Moraes (1913-1980) Escritor, poeta, compositor y diplomático brasileño

AMERICAN BEAUTY (American beauty) – 1999

american

Director Sam Mendes
Guión Alan Ball
Fotografía Conrad L. Hall
Música Thomas Newman
Producción Dreamworks/Jinks-Cohen Company/The Kennedy-Marshall Company
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 122m. Color
Reparto Kevin Spacey, Annette Bening, Thora Birch, Mena Suvary, Peter Gallagher, Wes Bentley, Chris Cooper, Scott Bakula, Sam Robards.

“No siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi estúpida e insignificante vida. No tienen ni idea de lo que les hablo, seguro, pero no se preocupen: algún día la tendrán”

El acreditado director teatral Sam Mendes debutó en el campo de la realización cinematográfica infringiendo un contundente, aunque proporcionado, bofetón al deslustrado mito del sueño americano por medio de este agudo y caricaturesco repaso a los principales estigmas derivados de la erróneamente llamada sociedad del bienestar, como la despiadada competitividad en el mundo laboral, la alarmante fascinación por la violencia o la represiva insatisfacción sexual. En una actuación memorable, Kevin Spacey reflejaba de forma harto persuasiva el desamparo y la frustración que inducen a su personaje a romper tajantemente con la tediosa rutina, falsedad e insatisfacción que coartan sus convencionalismos familiares y profesionales, erigiéndose en un socarrón y misógino prototipo del ciudadano medio estadounidense. La realización, sumergida en un estilo narrativo de engañosa tersura (en el que prevalece su estupenda dirección de actores), se beneficiaría de la creatividad lumínica del curtido Conrad L. Hall y de las exquisitas partituras minimalistas de Thomas Newman.

Otras películas adornadas con PÉTALOS

La bella y la bestia – G.Trousdale y K.Wise (1991)
La adolescencia de Utena – Kunihiko Ikuhara (1999)
Violeta de mil colores – Harold Trompetero (2005)