Robert Wise

VISCERALIDAD (Apuestas contra el mañana)

Actitud visceral, basada más en sentimientos profundos que en valoraciones del juicio. (Larousse Editorial)

“No se puede imponer a los creadores que creen a partir de consignas positivas, porque los buenos materiales para el arte son la visceralidad, la oscuridad, las cosas más retorcidas y perversas. No se le puede exigir al arte que sea didáctico”
Christina Rosenvinge (1964-) Cantautora española

APUESTAS CONTRA EL MAÑANA (Odds against tomorrow) – 1959

Director Robert Wise
Guion Nelson Gidding y John O. Killens
Fotografía Joseph C. Brun
Música John Lewis
Producción Harbel Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 96m. B/N
Reparto Harry Belafonte, Robert Ryan, Ed Begley, Shelley Winters, Gloria Grahame, Will Kuluva, Kim Hamilton, Mae Barnes, Richard Bright.

“No empieces con lo de la Guerra Civil, Slater. Estamos en esto juntos y cuidaremos los unos de los otros. Es un trabajo grande. Hay que aprovechar la ocasión y no quiero oír lo que tu abuelito pensaba en la granja de Oklahoma”

Robert Wise evidenció una vez más un absoluto dominio de la profesión con esta rotunda invectiva contra la visceralidad del odio segregacionista, co-guionizada bajo pseudónimo por el “blacklisted” Abraham L. Polonsky a partir de una novela homónima de William P. McGivern, donde pormenorizaba el equívoco pacto delictivo que establecen en Milton (Nueva York) un huraño exconvicto de colérica índole racista, un antiguo policía corrupto y un músico de jazz afroamericano, abrumado por sus débitos familiares y ludopáticos. Unas infrecuentes cotas de riqueza conceptual, poderío expresivo y verosimilitud en la descripción de personajes caracterizan este pesaroso e irrespirable ejemplar de cine negro sobre la desesperación vital ante los intransigentes envites del azar, ejemplarmente protagonizado por su terceto protagonista y demás actores de reparto. La secuencia previa al atraco final, conducida por un improvisado tema jazzístico a cargo de John Lewis, deriva en un turbador prodigio estilístico de intriga y alegórico escepticismo, homenajeado por Jean-Pierre Melville en su esencial HASTA EL ÚLTIMO ALIENTO (1966).

Otras películas que rezuman VISCERALIDAD

Trono de sangre – Akira Kurosawa (1957)
Reservoir dogs – Quentin Tarantino (1992)
Tarde para la ira – Raúl Arévalo (2016)

INSTITUTRIZ (Sonrisas y lágrimas)

Mujer encargada de la educación o instrucción de uno o varios niños de una familia. (Larousse Editorial)

“Reina Victoria, mi padre y todo su tabaco te amaban. Yo también te amo en todas tus formas. La virgen delgada y encantadora flotando entre la cerveza alemana, la institutriz media de los enormes mapas rosados, el doliente solitario de un príncipe…” (canción Queen Victoria)
Leonard Cohen (1934-2016) Poeta, novelista y cantautor canadiense.

SONRISAS Y LÁGRIMAS (The sound of music) – 1965

Director Rober Wise
Guion Ernest Lehman
Fotografía Ted McCord
Música Irving Costal
Producción 20th. Century Fox/Argyle Enterprises
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 168m. Color
Reparto Julie Andrews, Christopher Plummer, Eleanor Parker, Richard Haydn, Peggy Wood, Charmian Carr, Heather Menzies, Duane Chase.

“Eres la duodécima de una larga lista de institutrices que han venido a cuidar a mis hijos desde que murió su madre. Confío en que será una mejora respecto a la última. Ella se quedó solo dos horas”

Un ilusorio canto a la pasión de vivir, a la armonía familiar y al esplendor de la naturaleza, basado en el exitoso musical homónimo que Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II concibieron a partir de la novela autobiográfica de Maria von Trapp, previamente adaptada al cine por Wolfgang Liebeneiner en 1956, en torno a la atractiva institutriz de pasado novicio que trunca con su comprensión, simpatía y viveza la tan estricta como burda cotidianeidad disciplinaria impuesta a sus siete hijos por un retirado oficial de la marina austríaca en los albores de la Segunda Guerra Mundial. La majestuosa realización de Robert Wise y la sensacional dirección artística de Boris Leven, unidas a la dulce y cristalina voz con la que Julie Andrews enriquecía canciones tan pegadizas como My favourite things, Edelweiss, Do-re-mi, Something good o el título que da nombre a la película, The sound of music, eximían de su almibarada cursilería a este gratificante reclamo al inaplazable anhelo de alcanzar la felicidad, localizado en los bucólicos prados y montañas nevadas de Salzburgo, excelsamente fotografiadas por Ted McCord.

Otras películas protagonizadas por una INSTITUTRIZ

Alma rebelde – Robert Stevenson (1943)
Suspense – Jack Clayton (1961)
Ana y los lobos – Carlos Saura (1972)

RESURRECCIONISTA (Ladrón de cadáveres)

Término que no existe en el diccionario de la Real Academia Española (…) Se trata de la palabra utilizada para referirse a la persona que exhumaba cadáveres ilegalmente con el propósito de venderlos a los anatomistas. Otra forma de referirse al ladrón de cuerpos común, que existe desde tiempos inmemorables. Prácticamente desde que colocasen joyas y bienes preciados al primer egipcio ilustre (…) Los resurreccionistas que nos ocupan vivieron su macabra edad de oro a lo largo del siglo XVIII y XIX, y robaban cadáveres recién enterrados -aún frescos- para venderlos a buen precio a los anatomistas. (caninomag.es)

“Es curioso que una de las ‘normas’ de los resurreccionistas era la de, a pesar de secuestrar el cadáver, no robar ninguna de las pertenencias con las que este había sido enterrado a pesar de su valor, quizá por superstición, quizá por miedo a represalias mayores… Aunque, como cabe esperar, no todos aceptaban esta norma”
Javier Pérez Campos (1989-) Periodista y escritor español

EL LADRÓN DE CADÁVERES (The body snatcher) – 1935

Director Robert Wise
Guión Philip MacDonald y Carlos Keith
Fotografía Robert DeGrasse
Música Roy Webb
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 73m. B/N
Reparto Boris Karloff, Bela Lugosi, Henry Daniell, Edith Atwater, Rita Corday, Donna Lee, Russell Wade, Robert Clarke, Sharyn Moffett.

“Hombres ignorantes han entorpecido el progreso médico con leyes estúpidas e injustas. Si esa torpeza no cesa, los médicos tienen que buscar otros caminos”

Tercera y última película que Wise realizó a las órdenes del productor y maestro del terror sugerido Val Lewton, metido aquí también en labores de co-guionista bajo el seudónimo de Carlos Keith, que adaptaba la siniestra novela homónima de Robert L. Stevenson acerca de la ilícita, e incluso, parricida apropiación de cuerpos humanos con fines médicos y/o experimentales que proliferó a principios del siglo XIX por tierras sajonas, y que tuvo a la tristemente famosa pareja de resurreccionistas Burke/Hare como fidedignos referentes. Esta tenebrosa fábula gótica localizada en el Edimburgo de 1831 absorbía las consabidas fórmulas del horror no explícito (escalofriantes elipsis, amenazadores juegos de luces y sombras, etc.) para exponernos una reflexión moral sobre la disyuntiva entre el deber científico y la deontología profesional, que subyugaba por la grácil sobriedad narrativa de su director y por la letárgica firmeza interpretativa de un Boris Karloff opuesto por última vez a su otrora máximo rival en el género, Bela Lugosi, por entonces ya sumergido en una tortuosa decadencia física y profesional.

Otras películas donde aparece algún RESURRECCIONISTA

Historia de dos ciudades – Jack Conway (1935)
La carne y el demonio – John Gilling (1960)
El Dr. Jekyll y su hermana Hyde – Roy Ward Baker (1971)

MICROBIOLOGÍA (La amenaza de Andrómeda)

Ciencia encargada del estudio y análisis de los microorganismos, seres vivos pequeños no visibles al ojo humano, también conocidos como microbios. Se dedica a estudiar los organismos que son sólo visibles a través del microscopio: organismos procariotas y eucariotas simples. Son considerados microbios todos aquellos seres vivos microscópicos, estos pueden estar constituidos por una sola célula (unicelulares), así como pequeños agregados celulares formados por células equivalentes (sin diferenciación celular); estos pueden ser eucariotas (células con núcleo) tales como hongos y protistas, procariotas (células sin núcleo definido) como las bacterias. Sin embargo la microbiología tradicional se ha ocupado especialmente de los microorganismos patógenos entre bacterias, virus y hongos, dejando a otros microorganismos en manos de la parasitología y otras categorías de la biología. (Wikipedia)

“La microbiología es pluridisciplinar, pero creo que es muy importante que siga habiendo médicos especialistas en microbiología, además de farmacéuticos y biólogos”
Álvaro Pascual (1959-) Catedrático de microbiología español

LA AMENAZA DE ANDRÓMEDA (The Andromeda strain) – 1971

amenaza

Director Robert Wise
Guion Nelson Gidding
Fotografía Richard H. Kline
Música Gil Mellé
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 125m. Color
Reparto Arthur Hill, David Wayne, James Olson, Kate Reid, Paula Kelly, George Mitchell, Ramón Bieri, Peter Hobbs, Richard O’Brien.

“En lo que respecta a Andrómeda, sí. Tenemos el organismo en Wildfire, y seguimos estudiándolo. Ahora sabemos sin lugar a dudas que existen otras formas de vida en el universo (…) Sin embargo, con este nuevo conocimiento, no hay garantía de que no vuelva a ocurrir otra llamada ‘crisis biológica'”

Adaptación de la famosa novela homónima que Michael Crichton escribió con el propósito de denunciar desde el raciocinio científico el profundo riesgo que entrañan los experimentos bacteriológicos, consolidada en la actualidad como uno de los clásicos fundamentales de la ciencia-ficción contemporánea. La película describía con pasmosa fluidez las cuatro jornada de duración de una alarmante crisis científica, a lo largo de las cuales se prolongaban unas tensas y avanzadas investigaciones microbiológicas dedicadas a neutralizar un desconocido y mortífero virus portado por una sonda espacial, que, en su regreso a la Tierra, había aniquilado casi en su totalidad la población de un remoto poblado de Nuevo México. Con su probada solvencia y honestidad profesional, Robert Wise consiguió sostener el nerviosismo del relato a través de una realización tan sobria y precisa como escasamente efectista, caracterizada por un beneficioso tono documental y embellecida por los efectos especiales de Douglas Turnbull y la magnífica fotografía en Technicolor y Panavision a cargo de Richard H. Kline.

Otra películas donde interviene la MICROBIOLOGÍA

La tragedia de Louis Pasteur – William Dieterle (1935)
El puente de Cassandra – George Pan Cosmatos (1976)
Al primo soffio di vento – Franco Piavoli (2002)

TONGO (Nadie puede vencerme)

Trampa que se hace en una competición deportiva y que consiste en que uno de los participantes se deje ganar, generalmente por dinero. (servicios.elpais.com/diccionarios)

“El verdadero cáncer del boxeo es el tongo aunque muchas veces resulte imposible distinguir la trampa del miedo”
Juan Manuel Rodríguez (1962-) Periodista deportivo español

NADIE PUEDE VENCERME (The set-up) – 1949

nadie

Director Robert Wise
Guion Art Cohn
Fotografía Milton Krasner
Música Constantin Bakaleinikoff
Producción RKO
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 72m. B/N
Reparto Robert Ryan, Audrey Totter, George Tobias, Alan Baxter, James Edwards, Wallace Ford, Percy Helton, David Clarke, Darryl Hickman.

“Recuerdo la primera vez que me dijiste eso. No estabas más que a un golpe de distancia de alcanzar el título. ¿No lo estás viendo, Bill? Tú siempre te quedas a un golpe”

A partir de un preciso guión del periodista deportivo Art Cohn, inspirado a su vez en un poema de Joseph Moncure March y caracterizado por respetar la unidad de tiempo y de espacio sin ánimo de perseguir retos o elucubraciones estilísticas, Robert Wise perfiló uno de los retratos más ásperos y realistas jamás filmados en torno al sórdido universo pugilístico, género en el que reincidiría para ilustrar la biografía de Rocky Graziano en MARCADO POR EL ODIO (1956). Beneficiada por un vigoroso sentido de la narración y una asfixiante atmósfera “in crescendo” entroncada con los patrones clásicos del más puro cine negro, esta ardorosa historia sobre los prolegómenos, ejecución y consecuencias del sospechoso último combate de un veterano boxeador de maltrecha autoestima y reputación destapaba entre acerados apuntes costumbristas la insensatez que embargaba el submundo de aquel corrupto e indecoroso espectáculo deportivo, desde la abusiva mafia que lo manipulaba hasta el sadismo de un público ávido por presenciar emociones tan fuertes como despiadadas.

Otras películas con TONGOS

Cuerpo y alma – Robert Rossen (1947)
Mas dura será la caída – Mark Robson (1956)
Snatch. Cerdos y diamantes – Guy Ritchie (2000)