Madeleine Carroll

DOBLE (El prisionero de Zenda)

1. Que consta de dos elementos.
2. Persona muy parecida a otra. (Espasa-Calpe)
Papel doble Dos papeles interpretados por un solo actor en la misma película. (Diccionario Técnico Akal de Cine)

“Este papel doble sostenido por el actor (que presenta a su personaje parodiándolo) ilustra el nuevo estilo de presentación teatral de Meyerhold. Pero era un estilo que tenía poderosos antecedentes antes de la Revolución, en la Commedia dell’arte. Además, los dos aspectos de la representación, tragedia y farsa, evocaban la predilección que Meyerhold tuvo toda su vida por lo grotesco” (libro Historia del actor: de la escena clásica al presente)
Jorge Dubatti (1963-) Profesor universitario, crítico e historiador teatral argentino

EL PRISIONERO DE ZENDA (The prisioner of Zenda) – 1937

Director John Cromwell
Guion Donald Odgen Stewart, John L. Balderston y Wells Root
Fotografía James Wong Howe
Música Alfred Newman
Producción Universal
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 101m. B/N
Reparto Ronald Colman, Madeleine Carroll, Raymond Massey, Mary Astor, David Niven, C. Aubrey Smith, David Newman, Douglas Fairbanks Jr., Montagu Love.

“¡Rey por un día! ¿Qué significaría si fallo?”

Una de las mejores películas surgidas de la fructuosa colaboración entre John Cromwell y el icónico productor David O. Selznick, y, seguramente, la versión más completa que jamás se haya realizado sobre el homónimo clásico de la novela de aventuras de Anthony Hope, que ya había sido adaptado con corrección por Rex Ingram en 1922 y que gozaría de otra notoria reproducción a cargo de Richard Thorpe en 1952. La peripecia de un turista británico por el ficticio reino centroeuropeo de Ruritania, donde se ve obligado a sustituir provisionalmente al irreflexivo monarca Rodolfo (secuestrado por su hermano) debido a su exacta similitud física, fue escalonada con tanta capacidad del ritmo narrativo como exquisitez en su planteamiento visual, en el que la iluminación alcanzaba un digna textura expresionista. Impregnada de un romanticismo sin límites, aderezada con unos arrebatadores diálogos e interpretada por un consistente reparto, liderado por el gran Ronald Colman en un doble papel, esta conspiración palaciega ofrecía escenas tan memorables como la de la suntuosa coronación o la del vigoroso duelo a espada en el castillo de Zenda, rodado por W.S. Van Dyke.

Otras películas donde su protagonista efectúa un DOBLE PAPEL

A través del espejo – Robert Siodmak (1946) Olivia de Havilland
Inseparables – David Cronenberg (1988) / Jeremy Irons
¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú – Stanley Kubrick (1963) / Peter Sellers

ORGANIZACIÓN (39 escalones)

Grupo social formado por personas, tareas y administración, que interactúan en el marco de una estructura sistemática para cumplir con sus objetivos. http://definicion.de/organizacion/

“El Estado es la única organización que obtiene sus ingresos, no a través de contribuciones voluntarias o el pago por servicios prestados, sino a través de la coerción. (…) el Estado obtiene su renta mediante el uso de la compulsión, es decir, la amenaza de la cárcel y la bayoneta”
Murray Rothbard (1926-1995) Economista, historiador y teórico político estadounidense

LOS 39 ESCALONES (The 39 steps) – 1935

steps

Director Alfred Hitchcock
Guión Charles Bennett e Ian Hay
Fotografía Bernard Knowles
Música Charles Williams, Hubert Bath y Jack Beaver
Producción Gaumont/British
Nacionalidad Gran Bretaña
Duración 81m. B/N
Reparto Robert Donat, Madeleine Carroll, Godfrey Tearle, Peggy Ashcroft, John Laurie, Lucie Mannheim, Helen Haye, Frank Cellier.

“Un mundo de donde la sospecha, la crueldad y el miedo hayan sido disipados para siempre, ¡Éste es el tipo de mundo que yo quiero!”

A pesar de sentirse algo molesto por la excesiva manipulación del argumento, el especialista en novelas de espionaje John Buchan no tuvo más remedio que rendirse al axiomático talento de Hitchcock y aceptar que esta portentosa conjunción de suspense y romanticismo había conseguido eclipsar su original literario. Por primera vez en su obra, el realizador británico desarrollaba el que iba a convertirse en uno de sus temas más obstinadamente recurrentes: la implacable persecución de un falso culpable que se ve forzado a buscar a los auténticos malhechores para demostrar su inocencia; en esta ocasión, un joven canadiense que huía desde Londres hasta Escocia con el apremiante objetivo de desenmascarar a la organización de espías que da título a la película. Intriga incesante, ironía amenazadora y erotismo refinado se integraron a la perfección en el largometraje británico más exitoso de su autor, protagonizado por una pareja de actores excepcionales y dotado de un ritmo vertiginoso, efervescente y, tal como ratificaron los grises remakes de Ralph Thomas (1959) y Don Sharp (1978), decididamente inimitable.

Otras películas sobre ORGANIZACIONES

Plan diabólico – John Frankenheimer (1966)
El padrino – Francis Ford Coppola (1972)
American gangster – Ridley Scott (2007)