Eusebio Poncela

MOVIDA (La ley del deseo)

1. Situación confusa o poco clara y que en general es negativa o conflictiva
2. Ambiente muy moderno de creación cultural y de diversión.
(2016 Larousse Editorial)
La movida madrileña fue un movimiento contracultural surgido durante los primeros años de la Transición de la España posfranquista, que se generalizaría más tarde a otras provincias y se prolongó hasta mediados de los años ochenta (…) Dejó un enorme legado cultural dado su carácter innovador, liberalizador y moderno que supo romper con el tradicionalismo de la sociedad franquista (…) Es la época de la despenalización de la homosexualidad y de su nacimiento como revolución sexual, la venta de anticonceptivos, el nacimiento del feminismo, el laicismo en la sociedad y el uso de las drogas (en algunos casos recreativas) que, dado el desconocimiento de la sociedad, provocarían la muerte de una gran cantidad de personas llegando también a grandes personalidades de la música, el cine y el teatro. (Wikipedia)

“Yo siempre he querido estar en el lado salvaje de la Movida, el perdedor, el más maldito. Cada uno elige el camino que quiere en la vida”
Ana Curra (1958-) Teclista, vocalista y compositora española

LA LEY DEL DESEO (La ley del deseo) – 1987

Director Pedro Almodóvar
Guión Pedro Almodóvar
Fotografía Angel L. Fernández
Música Bernardo Bonezzi
Producción El Deseo
Nacionalidad España
Duración 104m. Color
Reparto Eusebio Poncela, Antonio Banderas, Carmen Maura, Miguel Molina, Helga Liné, Fernando Guillén, Bibi Andersen, Germán Cobos.

“El amor es algo que absorbe las veinticuatro horas, te impide concentrarte en otros asuntos. Eso es lo que más me atrae y lo que más me horroriza”

La definitiva consagración de Almodóvar a nivel nacional llegó con este valiente y desmelenado melodrama pasional, detonado por el hervidero ideológico de la movida madrileña, que apuntalaba el poderoso, vehemente y provocativo dramatismo consustancial a su exquisita escritura y preludiaba la sensual riqueza cromática que en adelante caracterizaría toda su obra. Sin dejar de lado sus habituales guiños de comedia post-underground, el cineasta manchego engendró una galería de personajes hostigados por un romanticismo y una voracidad carnal carente de reciprocidad con el propósito de componer con ellos una trágica historia de amor obsesivo, ideal para demostrar su especial destreza a la hora de frecuentar temas tan tortuosos y escurridizos como el fanatismo religioso, las drogadicción, la homosexualidad, la pederastia o el cambio de sexo. Convertida actualmente en un auténtico film de culto, posee dos los momentos más emblemáticos de la filmografía almodovariana: el apoteósico baño nocturno con manguera de riego a cargo de Carmen Maura, inconmensurable en su papel de transexual, y la polémica escena de coito anal protagonizada por Banderas y Poncela.

Otras películas que contienen la esencia de la MOVIDA MADRILEÑA

Arrebato – Iván Zulueta (1979)
Ópera prima – Fernando Trueba (1980)
La vida alegre – Fernando Colomo (1987)

GRABACIÓN (Arrebato)

1. Operación y resultado de grabar los sonidos, las imágenes o los datos informáticos mediante diversas técnicas.
2. Disco u otro soporte que contiene dicha operación.
(Larrouse Editorial)

“Nos escapamos de clase. Teníamos que huir de aquellos tontos. Aprendimos más en tres minutos de grabación, de lo que jamás aprendimos en la escuela” (canción No surrender)
Bruce Springsteen (1949-) Cantante, músico y compositor estadounidense

ARREBATO (Arrebato) – 1979

arrebato

Director Iván Zulueta
Guión Iván Zulueta
Fotografía Angel Luis Fernández
Música Iván Zulueta y Negativo
Producción Astiárraga P.C.
Nacionalidad España
Duración 102m. Color
Reparto Eusebio Poncela, Cecilia Roth, Will More, Marta Fernández Muro, Carmen Giralt, Helena Fernán Gómez.

“No es a mí a quien le gusta el cine, sino al cine a quien le gusto yo”

La intuitiva personalidad artística de Iván Zulueta, ingenioso pintor y diseñador gráfico, entró por derecho propio en la antología del cine contemporáneo español en el arranque del contexto social y creativo de la movida madrileña con esta compleja e inquietante parábola sobre el voraz riesgo que comporta la atracción desmedida, ya sea en el pernicioso mundo de la drogas o en el menos temerario de la ansiedad creativa. Utilizando como esquema argumental la profunda crisis de un joven director de cine y el enorme hechizo que le producen unas grabaciones, cuyo contenido parece revelar la misteriosa desaparición de su extraño remitente, se recapacitaba sobre la expresión cinematográfica y su vampirizadora concomitancia con la realidad a través de una puesta en escena de un abductor, compulsivo y alucinógeno poder de fascinación. Convertido hoy en día en un auténtico largometraje de culto, constituye una experiencia trascendental, hipnótica e inclasificable, embellecida por una notable fotografía e interpretada por un inspirado grupo de actores.

Otras películas en cuyo argumento ejerce una vital importancia alguna que otra GRABACIÓN

Carretera perdida – David Lynch (1997)
The ring (El circulo) – Hideo Nakata (1998)
Caché (Escondido) – Michael Haneke (2005)

VERBORREA (Martín ‘Hache’)

Facilidad y manejo de la oratoria (…) Uso excesivo y crónico de la reiteración al hablar.  (wiktionary.org)

“Estoy tratando de hacer algo por el futuro de la música americana, que hoy en día no tiene ninguna clase y no es más que verborrea bárbara”
Jerome Kern (1885-1945) Compositor estadounidense

MARTÍN (HACHE) (Martín ‘Hache’) – 1997

Martín Hache

Director Adolfo Aristarain
Guion Adolfo Aristarain y Kathy Saavedra
Fotografía Porfirio Enríquez
Música Fito Páez
Producción Tornasol Films/Adolfo Aristarain
Nacionalidad Argentina/ España
Reparto Federico Luppi, Juan Diego Botto, Eusebio Poncela, Cecilia Roth, Sancho Gracia, Ana María Picchio, Angel Amorós, Esther Herrera.
* Fito Páez – Ciudad de pobres corazones

“Buscar razones para vivir es una buena razón para seguir viviendo, y si no las hay, hay que inventárselas”

Adolfo Aristarain persistió en su particular crítica a la intransigente e individualista sociedad contemporánea con esta terapéutica apelación a la necesidad de preservar el deseo y la esperanza, que, bajo una apariencia espontánea y humilde, escondía una calculadora y profunda reflexión sobre la complejidad e inconsistencia de las relaciones humanas. Las fricciones afectivo/generacionales que surgen entre un huraño y egocéntrico realizador de cine argentino, su efusiva e insegura consorte, un epicúreo actor homosexual amigo de ambos y el desorientado hijo del primero, ante la visita a Madrid desde Buenos Aires de este último después de superar una sobredosis de estupefacientes, servían como pretexto para tratar sin tapujos un sinfín de temas tan movedizos y trascendentales como el dudoso control sobre las drogas, la paternidad desatendida, el desarraigo existencial de la juventud, el inevitable dolor en el que deriva una pasión arrolladora, el temor al compromiso sentimental o la añoranza del exiliado por su tierra natal. Descarnadas, verborreicas y emotivas actuaciones, fruto de una dirección dramática magistral.

Otras películas rebosantes de VERBORREA

El fuego y la palabra – Richard Brooks (1960)
Primera plana – Billy Wilder (1974)
Delitos y faltas – Woody Allen (1989)