Ermanno Olmi

DIALECTO (El árbol de los zuecos)

Sistema lingüístico que deriva de otro pero que no exhibe una diferenciación suficiente respecto a otros de origen común. Los dialectos, por lo tanto, suelen ser considerados con relación a un conjunto de varios sistemas lingüísticos de un tronco común o que se encuentran en un mismo límite geográfico. (definicion.de)

«Si esta gran nación que es la nuestra se dividiera en 48 gobiernos independientes con 40 lenguas y dialectos diferentes, tendríamos el mismo problema que tiene Europa. Soy de los que tiene la esperanza de que finalmente haya paz en el mundo, pero hasta que llegue ese momento también soy de los que quiere que este país ‘no gaste su pólvora en salvas'»
Harry S. Truman (1884-1972) Trigésimo tercer presidente de los Estados Unidos

EL ÁRBOL DE LOS ZUECOS (L’albero degli zoccoli) – 1978

zuecos

Director Ermanno Olmi
Guion Ermanno Olmi
Fotografía Ermanno Olmi
Música Johann Sebastian Bach
Producción Gruppo Produzione Cinema/Gaumont/RAI/Italnoleggio/SACIS
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 170m. Color
Reparto Luigi Ornaghi, Francesca Moriggi, Omar Brignoli, Antonio Ferrari, Francesca Villa, Teresa Bresciani, Giuseppe Brignoli, Carlo Rota.

«Sólo cuando se unen en un proyecto común las conquistas del saber y del progreso, sólo entonces podremos hablar de nuevas conquistas de la civilización. Cuando una mayor justicia y respeto de los derechos de los ciudadanos se convierten en una norma cotidiana, institución, norma de vida aceptada y practicada por todos. Cuando nadie pueda disfrutar de privilegios que son negados a otros. Sólo entonces podremos decir que hemos construido una sociedad democrática»

Ermanno Olmi, principal legatario de los postulados neorrealistas y cineasta marcado por un acentuado ideario católico progresista, cosechó su gran obra maestra con este emotivo fresco social sobre la supervivencia diaria de una comunidad rural radicada en la región septentrional de Lombardía a finales del siglo XIX. Interpretada con absoluta mesura y credibilidad por un colectivo de lugareños de la zona y dialogada en su propio dialecto bergamasco, entremezclaba el quehacer cotidiano de diversas familias de campesinos en un portento de quietud, realismo y fraternidad hasta consumar un irrepetible ensayo antropológico sobre la conducta humana, donde se captaba con una mirada mística, inmaculada, minuciosa y naturalista la esencia de sus costumbres, entretenimientos, miedos o supersticiones. Un largometraje único e imprescindible, contemplado por su autor con una fotografía hermosa y sensitiva que no hacía más que destilar humanidad, poesía y absoluto amor hacia su tierra natal. Adecuada utilización de etéreas y ceremoniosas partituras de Johann Sebastian Bach.

Otras películas dialogadas mayormente en un DIALECTO

La tierra tiembla – Luchino Visconti (1948) / Siciliano
Apocalypto – Mel Gibson (2006) / Maya
Bienvenidos al norte – Dany Boon (2008) / Chtimi

PARÁBOLA (La leyenda del santo bebedor)

Forma literaria que consiste en un relato figurado del cual, por analogía o semejanza, se deriva una enseñanza relativa a un tema que no es el explícito. Es en esencia, un relato simbólico o una comparación basada en una observación verosímil. La parábola tiene un fin didáctico y podemos encontrar un ejemplo de ella en los evangelios cristianos, donde Jesús narra muchas parábolas como enseñanzas al pueblo. (Wikipedia)

«La gente tiene la imagen de que yo era un anti-Cristo y anti-religión. No lo soy. Soy un tipo más religioso. Me crié en el cristianismo y sólo que ahora entiendo algunas de las cosas que Cristo estaba diciendo en esas parábolas. Pero la gente se quedó enganchado en el profesor y se perdió el mensaje»
John Lennon (1940-1980) Músico, compositor y cantante británico

LA LEYENDA DEL SANTO BEBEDOR (La leggenda del santo bevitore) – 1988

santo

Director Ermanno Olmi
Guion Ermanno Olmi y Tullio Kezich
Fotografía Dante Spinotti
Música José Padilla
Producción Cecchi Gori Group Tiger/Aura Film/ RAI
Nacionalidad Italia/ Francia
Duración 125m. Color
Reparto Rutger Hauer, Anthony Quayle, Sandrine Dumas, Dominique Pinon, Cecile Paoli, Jean-Maurice Chanet, Francesco Aldighieri.

«Usted no podría buscarme para pagar la deuda. No tengo casa, duermo debajo de los puentes. Cada noche, otro puente. Pero soy un hombre de honor, sé cómo comportarme. Es sólo que no tengo dirección»

A un alcohólico vagabundo parisino se le aparece un buen día un misterioso individuo vestido de negro que le hace entrega de doscientos francos con la intención de que algún domingo los devuelva a una estatua de Santa Teresa de Lisieux; impensado cometido que provocará en el mendigo un extraño proceso de regeneración tanto anímica como espiritual. Ermanno Olmi, que por primera vez optaba por trabajar con actores profesionales, adecuaría el breve pero difícil relato homónimo de Joseph Roth con un planteamiento inicial que fluctuaba entre lo alegórico y lo poético, pero cuya dilatación narrativa acabaría desviándolo hacia una minuciosa descripción costumbrista, no exenta de un irónico énfasis místico y una densidad dialéctica concisa e inductora a la reflexión moral. Su angustiosa y envolvente atmósfera, adecuada a través de un tratamiento visual de conmovedora sencillez y belleza, contribuyó a alimentar el prestigio de esta inusitada parábola sobre la fe y la honorabilidad, responsable de un oportuno cambio de registro en la carrera de Rutger Hauer, hasta entonces abocada a papeles de implacable villano.

Otras PARÁBOLAS cinematográficas con acento místico-religioso

La palabra – Carl Th. Dreyer (1955)
El manantial de la doncella – Ingmar Begman (1960)
Rompiendo las olas – Lars Von Trier (1996)

EMPLEO (El empleo)

Un empleo es un trabajo, una ocupación o un oficio. En este sentido, como empleo puede denominarse toda aquella actividad donde una persona es contratada para ejecutar una serie de tareas específicas, a cambio de lo cual percibe remuneración económica. Como tal, un empleo puede ejercerse amparado en la celebración de un contrato formal o de hecho con una entidad empleadora, la cual se compromete a pagar, a cambio de los servicios del trabajador, un salario o contraprestación en dinero. (significados.com)

“Buscaría un empleo. Pensé que encontraría trabajo en una gasolinera poniendo a los coches aceite y gasolina. Pero la verdad es que no me importaba qué clase de trabajo fuera con tal de que nadie me conociera y yo no conociera a nadie” (novela El guardián entre el centeno)
J.D. Salinger (1919-2010) Escritor estadounidense

EL EMPLEO (Il posto) – 1961

posto2

Director Ermanno Olmi
Guion Ermanno Olmi y Ettore Lombardo
Fotografía Lamberto Caimi
Música Pier Emilio Bassi
Producción Titanus/The 24 horses
Nacionalidad Italia
Duración 88m. B/N
Reparto Sandro Panseri, Loredana Detto, Mara Revel, Tullio Kezich, Carla Colombo, Bice Melegari, Corrado Aprile, Guido Chiti.

«En cualquier caso, lo mejor es cuidarse uno por sí mismo. En esta vida, tenemos que confiar en todo el mundo excepto de los que tienen dos agujeros en la nariz»

La consagración internacional de Ermanno Olmi llegó con su segundo largometraje, directamente vinculado a los principios neorrealistas, donde se describían las vicisitudes laborales y amorosas por las que atraviesa un apocado muchacho milanés en su primer puesto de trabajo. Ambientado en una hidroeléctrica, en la que el director había filmado un par de años antes el sensitivo documental IL TEMPO SI È FERMATO, representa una crónica poética y naturalista de la tediosa rutina de la clase obrera, encadenada a mantener un empleo con humildad y resignación para salvaguardar una modesta pero indispensable seguridad económica. Una película fundamentada en un costumbrismo derivado de la observación cotidiana y examinado con una percepción mesurada y sincera que le confería un interés testimonial equiparable a otras grandes parábolas sociológicas procedentes del neorrealismo. Dos años más tarde, el cineasta italiano insistiría en los conflictos cotidianos de la masa asalariada con otro brillante drama laboral, en esta ocasión ambientado en Sicilia: I FIDANZATI.

Otras películas sobre las contrariedades de un primer EMPLEO

La ciudadela – King Vidor (1938)
El novato – Andrew Bergman (1990)
Los árboles no dejan ver el bosque – Maren Ade (2003)

ARMA (El oficio de las armas)

Herramienta de agresión útil para la caza y la autodefensa, cuando se usa contra animales, y puede ser utilizada contra seres humanos en tareas de ataque, defensa y destrucción de fuerzas o instalaciones enemigas, o simplemente como una efectiva amenaza. Un arma es por tanto un dispositivo que amplía la dirección y la magnitud de una fuerza. Según otra interpretación, podrían definirse como los dispositivos más sencillos que utilizan ventajas mecánicas para multiplicar una fuerza. En ataque, las armas pueden ser utilizadas como un instrumento de coacción, por contacto directo o mediante uso de proyectiles. (Wikipedia)

“No hay buenas armas o malas armas. Cualquier arma en la mano de una persona mala es mala. Un arma en la mano de una persona decente no representa ninguna amenaza”
Charlton Heston (1923-2008) Actor estadounidense

EL OFICIO DE LAS ARMAS (Il mestiere delle armi) – 2001

mestiere

Director Ermanno Olmi
Guion Ermanno Olmi
Fotografía Fabio Olmi
Música Fabio Vacchi
Producción Cinema 11 Undici/RAI/Studio-Canal/Taurus
Nacionalidad Italia/ Francia/ Alemania/ Bulgaria
Duración 105m. Color
Reparto Hristo Jivkov, Sergio Grammatico, Dimitar Ratchkov, Fabio Giubbani, Sasa Vulicevic, Dessy Tenekedjieva, Fabio Giubanni, Paolo Magagna.

«¿Quién fue el que inventó las terribles armas? Desde ese momento hubo matanzas, guerras, se abrió el camino más corto a la cruel muerte. Pero el infeliz no tiene la culpa, somos nosotros quienes usamos mal lo que él nos dio para defendernos de los animales feroces»

Mantova, invierno de 1526. Tras ser herido en una pierna por disparo de falconete cuando combatía contra las huestes alemanas de Carlos V, el novelesco capitán del ejército papal Giovanni de Médicis, arquetipo de una destreza marcial sin parangón y una honorabilidad caballeresca con visos de pronta caducidad, perece a causa de una irresoluble necrosis. A partir de esta funesta anécdota histórica, Olmi conformó un exquisito fresco histórico de estructura circular y manifiesto instinto bressoniano que evocaba la literatura renacentista (Maquiavelo) o la pintura cuatrocentista (Ucello) y manierista (Tiziano) en aras a sublimar la épica bélica de orden artesanal. Un alegórico largometraje de intrincado visionado, distanciado de las convenciones descriptivas habituales por su engolada disertación fragmentaria o un pulso narrativo tan flemático como teatralizado, que, sin embargo, proporcionaba una recreación de la época absolutamente deslumbradora, apoyada en una espléndida escenografía y un apasionante tratamiento lumínico en exteriores, por cierto, rodados en parajes rurales de Bulgaria.

Otras películas que denotan la funesta trascendencia de las ARMAS

El demonio de las armas – Joseph H. Lewis (1950)
Bowling for Columbine – Michael Moore (2002)
El señor de la guerra – Andrew Niccol (2005)