Joe Hisaishi

AMORTAJAMIENTO (Despedidas)

Técnica para tratar a un cadáver, normalmente realizado por un enfermero o embalsamadores profesionales como los ‘nōkanshi’, en Japón. ​Este procedimiento sucede luego de la muerte de la persona y en algunas culturas es un ritual importante para la preparación del cuerpo. (Wikipedia)

«¿Por qué no acaba todo, ora que puedes amortajar mi cuerpo venturoso con tu mantilla, pálida andaluza? ¡No me avergüenzo, no, de que me encuentren clavado el corazón con tu peineta!»
José Martí (1853-1895) Político republicano democrático, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano

DESPEDIDAS (Okuribito) – 2008

Director Yōjirō Takita
Guion Koyama Kundo
Fotografía Takeshi Hamada
Música Joe Hisaishi
Producción Amuse Soft Entertainment
Nacionalidad Japón
Duración 131m. Color
Reparto Masahiro Motoki, Tsutomu Yamazaki, Ryoko Hirosue, Kazuko Yoshiyuki, Kimiko Yo, Takashi Sasano, Toru Minegishi, Tetta Sugimoto.

«Nunca había presenciado la ceremonia del amortajamiento. Y pensé, el día que me muera, me gustaría que él me metiera en el ataúd. No hay nadie como él»

Emotivo melodrama social con toques de amable comedia costumbrista, basado en el libro autobiográfico de Aoki Shinmon Nôkanfû nikki, o en su título inglés, Coffinman: the journal of a buddhist mortician, que, tras soportar serias dificultades de producción y distribución por parte de la prejuiciosa industria japonesa, acabó por obtener un considerable éxito de crítica y público que culminó con el Oscar a la mejor película extranjera. A través de una persistente y llamativa convergencia ente su profunda sencillez dramática y un distanciador matiz humorístico, describía el proceso de reinvención personal y profesional que emprende un violonchelista en paro de Sakata (Yamagata) al aceptar el empleo en una funeraria como ‘nokanshi’ o encargado de la ceremonial limpieza y embellecimiento del cadáver (‘yukan’) para su posterior amortajamiento (‘nokan’). La hipnótica y delicada belleza poética con la que se plasma la trascendencia de semejante ritual mortuorio se erige como principal atractivo de una película conmovedora, interpretada con encomiable mesura y musicada con armoniosa suntuosidad por el gran Joe Hisaishi.

Otras películas que muestran un AMORTAJAMIENTO

Una nueva amiga – François Ozon (2014)
La teta asustada – Claudia Llosa (2009)
La noche devora el mundo – Dominique Rocher (2018)

YAKUZA (Sonatine)

Equivalente del crimen organizado; es una mafia japonesa que data del siglo XVII (…) La yakuza moderna ha extendido sus actividades a la corrupción bancaria y política. Esta mafia en 2009, el último año del que se tiene registro, tenía un estimado de 87.900 miembros en Japón. (Wikipedia)

«Quedan tan solo cubiertos por sus taparrabos; de manera orgullosa, muestran al público sus tatuajes, el lenguaje simbólico secreto de la familia yakuza, el código que expresa las cualidades y la jerarquía de cada uno de los integrantes» (novela Los cerezos negros)
Ernestina Sodi (1960-) Historiadora de arte, escritora, periodista y ex modelo mexicana

SONATINE (Sonatine) – 1993

Director Takeshi Kitano
Guion Takeshi Kitano
Fotografía Katsumi Yanagishima
Música Joe Hisaishi
Producción Bandai/Shochiku/Yamada Right Vision
Nacionalidad Japón
Duración 94m. Color
Reparto Takeshi Kitano, Aya Koukami, Tetsu Watanabe, Ren Osugi, Susuma Terashima, Kenichi Yajima, Masanobu Katsumura, Tonbo Zushi.

«Me parece bien que hagas negocios, pero no olvides pagarnos nuestra parte. Nos debes respeto»

El éxito internacional de la magistral HANA-BI, FLORES DE FUEGO (1997) permitió que el mercado occidental abriera los ojos a las anteriores películas del mediático y multifacético Takeshi Kitano y descubriera, por tanto, la auténtica génesis de su particular estilismo cinematográfico, cimentado en la antítesis entre la quietud y el fulgor poético de su envoltorio y un particular tratamiento de la violencia de hipocondríaca y gratuita ceremoniosidad. ‘Beat’ Takeshi volvía a meterse en la piel de uno de esos personajes de semblante imperturbable y espíritu apolillado por la melancolía, en esta ocasión un desconsolado jefe de la Yakuza, para reflexionar sobre la soledad, la muerte, la lealtad a unos principios o la fuerza de los códigos de honor a través de un argumento que ondeaba entre la comicidad de unos pasatiempos infantiles de engañosa candidez y la extremada atrocidad de unas trifulcas tan encarnizadas como paródicas. A destacar la conseguida utilización de los tiempos muertos y la elipsis, así como la melodiosa música de Joe Hisaishi, como siempre exquisita.

Otras películas que describen los entresijos de la YAKUZA

Batallas sin honor ni humanidad – Kinji Fukasaku (1973)
Yakuza – Sydney Pollack (1974)
El ángel ebrio – Akira Kurosawa (1948)

PESADUMBRE (Hana-Bi: Flores de fuego)

Sensación de dolor, tristeza o sufrimiento que puede ser causada por diferentes elementos o situaciones. La pesadumbre hace que una persona actúe de manera pausada, triste y normalmente sin demasiadas expresiones (es decir, ni de ira ni de alegría) ya que es una forma de demostrar la tristeza calmadamente (definicionabc.com)

“La pesadumbre es una enfermedad en la que cada paciente debe tratarse a sí mismo”
Voltaire (1694-1778) Escritor, historiador, filósofo y abogado francés

HANA-BI: FLORES DE FUEGO (Hana-Bi) – 1997

Director Takeshi Kitano
Guion Takeshi Kitano
Fotografía Hideo Yamamoto
Música Joe Hisaishi
Producción Bandai Visual Company/Office Kitano/TV Tokyo/Tokyo FM Broadcasting Co.
Nacionalidad Japón
Duración 103m. Color
Reparto Takeshi Kitano, Kayoko Kishimoto, Ren Osugi, Tesu Watanabe, Susumu Terajima, Taro Itsumi, Makoto Ashikawa, Kenishi Yajima.

«Aunque se trate de la familia, la gente solo piensa en sí misma»

Resulta inverosímil que un recorrido profesional tan prolífico y heterogéneo (showman televisivo, poeta, columnista, pintor…) permita compaginar además una creativa y seductora carrera como actor, guionista y realizador. Este es el inaudito caso de Takeshi Kitano, así como este contemplativo drama policíaco despunta como el ejemplo más preclaro de su singular dialéctica entre hiperviolencia lacónica y fulgor poético; un desesperado viaje crepuscular que musita con ternura y austeridad melvilliana sobre la pasmosa capacidad humana para afrontar el dolor sin mesura. El cambio que experimenta la vida de un apesadumbrado y taciturno agente al compatibilizar la parálisis de un íntimo compañero y la leucemia terminal de su esposa, poco después de perder a su hija, está expuesto mediante un hermoso impulso romántico, un delicado soporte cómico y una armonía narrativa tan serena como hipnótica, compuesta de elípticas y discontinuas imágenes, largos silencios e imponentes tiempos muertos. La suculenta receta queda definitivamente sazonada con una privilegiada música de Joe Hisaishi y unos candorosos dibujos, obra, cómo no, del inagotable artista japonés.

Otras películas con protagonistas abatidos por la PESADUMBRE

El último – F.W. Murnau (1924)
Falso culpable – Alfred Hitchcock (1956)
El sur – Víctor Erice (1983)