Robert Bresson

DIARIO (Diario de un cura rural)

Libro o cuaderno en el que una persona va escribiendo día a día, o con frecuencia, hechos de su vida personal, junto con sus pensamientos y sentimientos.  (Larousse Editorial)

“El cine es como un diario personal, un portátil o un monólogo de alguien que intenta justificarse ante una cámara”
Jean-Luc Godard (1930-) Director de cine franco-suizo

DIARIO DE UN CURA RURAL (Journal d’un curé de campagne) – 1951

journal2

Director Robert Bresson
Guion Robert Bresson
Fotografía Léonce-Henri Burel
Música Jean-Jacques Grünenwald
Producción Union Générale Cinématographique
Nacionalidad Francia
Duración 110m. B/N
Reparto Claude Laydu, Léon Arvel, Nicole Ladmiral, Antoine Balpetré, Jeanne Étiévant, Jean Daniel, André Guibert, Bernard Hubrenne.

«No creo hacer mal anotando aquí, día a día, con una franqueza absoluta, los modestos e insignificantes secretos de una vida sin misterio»

Robert Bresson adaptaría con asombroso rigor estilístico y conceptual la novela homónima de Georges Bernanos, consolidando los designios temáticos y expresivos que iban a caracterizar el grueso de su escueta pero maravillosa filmografía, en especial en lo concerniente a la estricta desnudez de su impronta narrativa, una especial preferencia por trabajar con actores no profesionales y una drástica renuncia a la retórica dialéctica y al decorado superfluo. El tortuoso itinerario espiritual del delicado e impoluto sacerdote de Ambricourt, desarrollado a través de un inusual proceso descriptivo que gravitaba en la representación visual y verbal de los apuntes que éste escribía en su diario personal, devino un preciso acercamiento dramático de su autor a la soledad del individuo y al espinoso camino que hay que recorrer para alcanzar la Gracia, donde contraponía los debilitamientos e indecisiones del protagonista a la naturaleza hostil y degradante de sus parroquianos en un abstracto y conmovedor hálito de poesía y misticismo. Sobrecogedora interpretación de Claude Laydu.

Otras películas que reproducen el DIARIO personal de su protagonista

El diario de Ana Frank – George Stevens (1959)
La tregua – Sergio Renán (1974)
Diario íntimo de Adela H. – François Truffaut (1975)

CARTERISTA (Pickpocket)

Delincuente especializado en el robo de carteras de bolsillo y otros objetos que se suelen portar en bolsillos o bolsos, sin violencia y con la habilidad necesaria para evitar ser detectado su acto en los momentos inmediatos al hecho (…) La diferencia entre los que ejercen el carterismo para robar y los atracadores reside en la sutileza con la que los primeros roban. Por lo general uno no sabe que ha sido robado hasta que se da cuenta tiempo después, mientras que los atracadores suelen valerse de la violencia y la intimidación. (Wikipedia)

«Parece que no eres más aquel carterista, de guante blanco y alma de artista… los buenos tiempos no han de volver. Me han dicho que con la artrosis de los nudillos se te resiste más de un bolsillo, que ya ni cumples con la mujer» (canción ¡Al ladrón, al ladrón!)
Joaquín Sabina (1949-) Cantautor y poeta español

PICKPOCKET (Pickpocket) – 1959

pickpocket

Director Robert Bresson
Guion Robert Bresson
Fotografía Léonce-Henri Burel
Música Jean-Baptiste Lully
Producción Compagnie Cinématographique de France
Nacionalidad Francia
Duración 75m. B/N
Reparto Martin La Salle, Marika Green, Pierre Leymarie, Jean Pélégri, Pierre Étaix, Kassagi, Dolly Scal, César Cattegno, Sophie Saint-Just.

«¡Oh, Jeanne, para llegar hasta ti, qué extraño camino he tenido que recorrer!»

Por primera vez en su filmografía, Bresson echaba mano de un argumento personal para presentar la trayectoria profesional, espiritual y afectiva de un carterista de ámbito urbano, cuya armonía vital dependía únicamente de su virtuosismo sisador y de la reafirmación personal que originaba su puesta en práctica. El largometraje, obviamente interpretado por actores no profesionales, representaría otra minuciosa y aleccionadora aproximación bressoniana a la más física e incorruptible frugalidad cinematográfica, en la que los desalentadores silencios, las inquietantes miradas, un hábil manejo del arte de la elipsis, o, incluso, la sugerencia de ciertos detalles aparentemente intrascendentes, conformaban los dispositivos básicos para determinar el alcance de un relato desarrollado por el implacable cineasta sin ningún alarde de intensidad poética y con la misma serenidad y precisión analítica con la que su impasible protagonista, auténtico y desdichado esclavo de su propia condición, hurtaba las carteras, los bolsos y los relojes de sus conciudadanos parisinos.

Otras películas sobre CARTERISTAS

Un ladrón en la alcoba – Ernst Lubitsch (1932)
Harry Dedos Largos – Bruce Geller (1973)
Sparrow – Johnnie To (2008)

BILLETE (El dinero)

1. Papel impreso o grabado, generalmente emitido por el banco central de un país, al que se le asigna un valor pecuniario determinado y se emplea como medio legal de pago. (oxforddictionaries.com)

“La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo”
Will Rogers (1879-1935) Cowboy, humorista y actor estadounidense

EL DINERO (L’argent) – 1983

argent

Director Robert Bresson
Guión Robert Bresson
Fotografía Pasqualino De Santis y Emmanuel Machuel
Música Johann Sebastian Bach
Producción France 3 Cinéma/Eôs Films/Marion’s Films
Nacionalidad Francia/ Suiza
Duración 85m. Color
Reparto Christian Patey, Vincent Risterucci, Caroline Lang, Marc Ernest Fourneau, Béatrice Tabourin, Sylvie Van den Elsen, Didier Baussy.

«Se tiene miedo a la muerte porque se ama la vida»

El testamento artístico de Bresson se reveló con esta ingeniosa adaptación libre del relato corto Faux billet, de Leon Tolstoi, sobre las súbitas e infaustas consecuencias que un hecho sin aparente trascendencia puede acarrear en la vida de cualquier ser humano; aquí ejemplificado en el amoral e imparable itinerario autodestructivo que un joven abacero parisino emprende tras recibir un billete falso de quinientos francos. Este argumento, estrictamente ligado al firme e inquebrantable estudio acerca del pecado y la redención que su autor cultivó a lo largo de toda su filmografía, adquiere la dimensión explícita de una ascética, tersa y reflexiva metáfora en torno a tentador e intemperante influjo que el valor fiduciario acapara en la existencia de todo mortal. La originalidad y el sutil e impasible equilibrio de su puesta en escena, así como sus hieráticas pero convincentes interpretaciones, no consiguieron evitar el contundente batacazo comercial de este perspicaz broche de oro a una de las carreras más ejemplares, compactas e inimitables en la historia de la cinematografía europea.

Otras películas sobre BILLETES

El hombre de papel – Ismael Rodríguez (1963)
El billete – Keva Rosenfeld (1993)
Mauro – Hernán Rosselli (2014)