Leni Riefenstahl

PROPAGANDA (El triunfo de la voluntad)

Forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento.​ La propaganda es usualmente repetida y difundida en una amplia variedad de medios con el fin de obtener el resultado deseado en la actitud de la audiencia (…) Con frecuencia presenta hechos de manera selectiva y omite otros deliberadamente para sustentar una conclusión, o usa mensajes controlados para producir una respuesta emocional, más bien que racional, respecto de la información presentada. El efecto deseado es un cambio en la actitud de una audiencia determinada acerca de asuntos políticos, religiosos o comerciales. La propaganda, por lo tanto, puede ser usada como un «arma de guerra» en la lucha ideológica o comercial. Mientras que el término «propaganda» ha adquirido en algunos casos una connotación sumamente negativa debido a los ejemplos de su uso más manipulador y chauvinista (p.e. la propaganda nazi para justificar el llamado «Holocausto» o la propaganda estadounidense para justificar la guerra contra Irak), el sentido original de la palabra era neutro. (Wikipedia)

“Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, si no sencillamente que se cumplan los míos”
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo

EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD (Triumph des willens) – 1935

Director Leni Riefenstahl
Guión Leni Riefenstahl y Walter Ruttmann
Fotografía Sepp Allgeier, Karl Attenberger, Werner Bohne, Walter Frentz y Willy Zielke
Música Herbert Windt y Richard Wagner
Producción Leni Riefenstahl Produktion/NSDAP/Reichsleitung
Nacionalidad Alemania
Duración 114m. B/N

“Es nuestra voluntad que este estado perdure por mil años. ¡Estamos felices de saber que el futuro es nuestro por completo!”

Con casi toda seguridad, el mejor documental de propaganda política jamás realizado, que reproducía en imágenes de una deslumbrante y sobrecogedora fatuidad una de las coyunturas de más aciago y execrable augurio en la historia de Europa, como fue el multitudinario congreso en la ciudad de Nuremberg del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP), en 1934. El experimentado documentalista Walter Ruttmann vió como el mismísimo “fürher” lo apartaba del rodaje para asignarle la dirección del mismo a su egeria, Leni Riefenstahl, quien orientó sus grandes dotes como fotógrafa y montadora hacia la concienzuda elaboración de un vehículo patriotero de solemne, coreográfica e impresionante plasticidad, cuyo designio de glorificar los valores del pueblo germano, la supremacía de la raza aria o la fuerza totalitarista del régimen nazi, unida a la persuasiva capacidad comunicadora de su máximo mandatario, Adolph Hitler, no conseguía enmascarar la presunción, la vesania, el sadismo y la crueldad que se anidaban bajo aquellas repudiables propuestas fascistas.

Otras películas de PROPAGANDA política, social o ideológica

El acorazado Potemkin – Sergei M. Eisenstein (1925)
Sierra de Teruel – André Malraux (1939)
El gran dictador – Charles Chaplin (1940)

ARIO (Olimpiada)

1. Relativo a un pueblo indoeuropeo que desde el Neolítico habitó la India y otras regiones de Asia Menor.
2. Relativo a una supuesta raza de estirpe nórdica que los nazis consideraban superior al resto de razas y etnias existentes y a la que creían que pertenecían los alemanes de piel y ojos claros.
http://es.thefreedictionary.com/ario

“Ante Dios no hay no hay franceses, no hay alemanes, no hay arios, no hay judíos”
Gereon Goldmann (1916-2003) Sacerdote franciscano alemán

OLIMPIADA, Parte 1 y 2 (Olympia, Parts 1 & 2) – 1938

olimpiada

Director Leni Riefenstahl
Guión Leni Riefenstahl
Fotografía Willy Zielke, Hans Ertl, Walter Frentz, Kurt Neuber y Hans Scheib
Música Herbert Windt
Producción IOC/Olympia Film/Tobis
Nacionalidad Alemania
Duración 225m. B/N

“Declaro inaugurados los Juegos Olímpicos de Berlín, en celebración de la undécima Olimpiada de la era moderna”

El éxito obtenido con EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD (1935) unido a su controvertida amistad con Hitler llevaron a Leni Riefenstahl a rodar, con un fenomenal despliegue de recursos, su segundo reportaje al servicio de la ideología nazi; un documento social que plasmaba con solemne rigurosidad y un preponderante significado estético el acontecimiento de los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en 1936. Popular e indolentemente tildada como una instigadora aseveración de la supremacía aria frente al resto de razas, basta con observar la veracidad con la que se capta el desasosiego del fürher ante la insultante exhibición de Jesse Owens, la película no es ni más ni menos que una solemne, exultante y sensual apología ideológica del esfuerzo físico, unida a través de una simbólica analogía entre la imponente constitución corpórea de los altletas y los cánones estéticos de sus antecesores clásicos. Fraccionada en dos segmentos diferenciadores, Fest der völker y Fest der schönheit, exhibe un ritmo, un montaje y una plasticidad muy poco comunes en el campo del cine documental.

Otras películas sobre la raza ARIA

El judío eterno – Fritz Hippler (1940)
Pureza de sangre – Joseph Sargent (1986)
The architecture of Doom – Peter Cohen (1989)