John Woo

RALENTÍ (Hard boiled)

Slow motion, ralentí o cámara lenta es un efecto visual que permite retrasar artificialmente una acción con el fin de aumentar el impacto visual o emocional. La cámara lenta se obtiene rodando una escena con un número de imágenes por segundo superior a la velocidad de proyección. Al pasar el registro con un número de imágenes por segundo normal, la escena, más larga, da la impresión de desarrollarse lentamente. El austríaco August Musger inventó este método en 1904. Se utiliza generalmente en producciones cinematográficas como películas o videos musicales, en retransmisiones deportivas para enumerar una acción, comerciales de televisión, y en aplicaciones científicas. (Wikipedia)

“Mientras que en ingeniería mecánica y en cine este término no tiene una connotación negativa (está claro, si el motor está muy ajustado o si el director de cine no abusa de este recurso), cuando una economía se encuentra al ralentí difícilmente podremos llegar a la misma conclusión. Y Barcelona, como motor económico, ya hace un tiempo que funciona al ralentí”
Laia Bonet (1972-) Política y profesora de derecho española

HARD BOILED (HERVIDERO) (Lashou shentan) – 1992

hard2

Director John Woo
Guión John Woo y Barry Wong
Fotografía Wing-Heng Wang
Música Michael Gibbs
Producción Golden Princess/Milestone Pictures
Nacionalidad Hong Kong
Duración 126m. Color
Reparto Yun-Fat Chow, Tony Leung, Philip Chan, Teresa Mo, Philip Kwok, Bowie Lam, Anthony Wong, Bobbie Au-Yeung, Shui Ting Ng.

“Entrégale un arma a un tipo y creerá que es Superman. Entrégale dos y creerá que es Dios”

Justo antes de dejarse engullir por la industria hollywoodiense, cuyo mercado demandaba con avidez productos afines a su perfil estilístico, Woo organizó este opíparo y encolerizado festín pirotécnico en el que reconducía las pautas del cine policíaco de acción a unas cotas de violencia, dramatismo y espectacularidad casi infranqueables. La traición, el sacrificio, la sed de venganza, el sentido del honor y la enigmática atracción entre policía y criminal, probablemente las referencias temáticas más frecuentadas por el realizador, cobraban presencia en esta dantesca ilustración de los tejemanejes éticos y comerciales que nutren las ilícitas actividades del gangsterismo hongkonés y la inseguridad ciudadana que éstas acarrean. La propensión de su autor por las imágenes ralentizadas y la extraordinaria banda sonora acentuaban todavía más, si cabe, las coreográficas e interminables secuencias de acción, en su mayoría auténticas escabechinas pletóricas de hervor, munición y hemoglobina. En el aspecto interpretativo, cabe resaltar el impresionante trabajo de Tony Leung.

Otras películas con imágenes al RALENTÍ

Grupo salvaje – Sam Peckinpah (1969)
Deseando amar – Wong Kar-Wai (2000)
Anticristo – Lars Von Trier (2009)

ACCIÓN (El asesino)

Dejar de tener un rol pasivo para pasar a hacer algo o bien a la consecuencia de esa actividad. Se trata también del efecto que un agente tiene sobre una determinada cosa, del desarrollo de un combate, una lucha o una pelea, de un conjunto de determinados movimientos y gestos o de una sucesión de hechos o circunstancias (…) El género cinematográfico de acción se caracteriza por la violencia y por la espectacularidad de sus escenas. La trama de este tipo de películas suele presentar tiroteos, peleas, persecuciones y muertes. http://definicion.de/accion/

“Pensad como hombres de acción, actuad como hombres pensantes”
Thomas Mann (1875-1955) Escritor alemán

EL ASESINO (Die xue shuang xiong) – 1989

killer

Director John Woo
Guión John Woo
Fotografía Peter Pau y Wing-Hung Wong
Música Lowell Lowe
Producción Film Workshop Ltd./Golden Princess Film/Magnum Entertainment
Nacionalidad Hong Kong
Duración 111m. Color
Reparto Yun-Fat Chow, Danny Lee, Sally Yeh, Kong Chu, Kenneth Tsang, Fan Wei Yee, Fui-On Shing, Wing-Cho Yip, Barry Wong.

“¿No te fías de mí? Sí, ésta es una profesión en la que no debes confiar en nadie”

Si UN MAÑANA MEJOR (1986) sirvió para iniciar su jugoso ciclo de gangsters y sentar las bases del estilo visual y melodramático que amplificaría con fragor en su posterior filmografía, fue este turbador thriller policíaco el que acreditó a Woo en el mercado occidental y le abrió las puertas al público estadounidense, que no tardaría en convertir la película en una “cult-movie” ni vacilaría a la hora de asentar en su abrumadora industria al responsable de tal excitante estofado de sangre y plomo. Quebrantando la placidez de un intimismo romántico y espiritual con apabullantes y coreográficos despilfarros de munición, la cinta incidía en uno de los temas más recurrentemente tratados por su cineasta: la inusitada admiración recíproca entre policía y malhechor, en esta ocasión un asesino a sueldo dispuesto a efectuar un último trabajo para costearse una operación que le devuelva la vista que por su culpa ha perdido una cantante. Un adrenalínico producto de acción, servido con histrionismo actoral y melodías electrónicas, de donde surgen ecos de Melville o Peckinpah.

Otras películas de ACCIÓN

Mad Max, salvajes de autopista – George Miller (1979)
Terminator – James Cameron (1984)
Jungla de cristal – John McTiernan (1988)