Masaki Kobayashi

SEPPUKU (Harakiri)

Suicidio ritual japonés por desentrañamiento. El seppuku formaba parte del bushidō, el código ético de los samuráis, y se realizaba de forma voluntaria para morir con honor en lugar de caer en manos del enemigo y ser torturado, o bien como una forma de pena capital para aquellos que habían cometido serias ofensas o se habían deshonrado. La ceremonia del seppuku es parte de un ritual más elaborado que se realiza generalmente delante de espectadores clavándose un arma corta en el abdomen, tradicionalmente un tantō, y realizando un corte de izquierda a derecha. (Wikipedia)

«Quería haber utilizado su sangre para escribir el carácter que significa espada, pero el dolor pudo con él. Para acabar el seppuku, dos de sus ayudantes le decapitaron. El denominado por la prensa incidente tuvo repercusión mundial: Mishima había sido propuesto tres veces al Nobel, y en Japón su ideología fascista había cuajado en ciertos sectores» (artículo La vida de Yukio Mishima, una obra de arte y muerte)
Gregorio Belinchón (1971-) Cineasta y crítico de cine español

HARAKIRI (Seppuku) – 1962

Director Masaki Kobayashi
Guion Shinobu Hashimoto
Fotografía Yoshio Miyajima
Música Tôru Takemitsu
Producción Shochiku Kinema Kenkyû-jo/Shôchiku Eiga
Nacionalidad Japón
Duración 133m. B/N
Reparto Tatsuya Nakadai, Rentarô Mikuni, Akira Ishihama, Shima Iwashita, Tetsurô Tanba, Masao Mishima, Ichirô Nakatani, Kei Satô.

«Esa es vuestra espada, por ella moriréis. Para un samurái, su espada es su alma. Por lo tanto, ¿qué otra podría ser más apropiada para él?»

Instaurada la paz en pleno shogunato Tokugawa (1630), miles de guerreros nipones padecen una desesperada situación de indigencia que les obliga a pedir limosna o, incluso, a plantearse el suicidio por desentrañamiento según regula el código ético de los samuráis (Bushido). A través de un insuperable armazón descriptivo fundamentado en un ejemplar encadenamiento de flashbacks y un impresionante tratamiento visual en Scope con una rigurosa concepción arquitectónica del espacio, Kobayashi fusionaba drama, intriga y acción al pormenorizar porqué un veterano ronin (excelso Tatsuya Nakadai) acude al palacio de un respetado clan a fin de solicitar los requisitos necesarios para formalizar dicha ceremonia mortuoria (Seppuku). Esta emblemática obra maestra del cine japonés, basada en la novela Ibun rônin-ki de Yasuhiko Takiguchi y recientemente versionada por Takashi Miike (2011), deviene un visceral reproche a la ruindad, la hipocresía y el insustancial tradicionalismo que imperaba en la sociedad feudal bajo erróneos conceptos del honor, la valentía, el orgullo o la dignidad. Imposible resulta olvidar la brutal crudeza de la escena del harakiri, el fantasmagórico duelo a espadas en la llanura campestre o la coreográfica lucha final del protagonista contra decenas de samuráis.

Otras películas sobre el ritual del SEPPUKU

Los cuarenta y siete samuráis – Kenji Mizoguchi (1941)
Patriotismo (El rito de amor y muerte) – Yukio Mishima y Domoto Masaki (1966)
Mishima: Una vida en cuatro capítulos – Paul Schrader (1985)

ESPÍRITU (El más allá)

Supuesta entidad no corpórea que aparece en muchas religiones. En algunas partes del mundo se cree que los espíritus son capaces de poseer a las personas. Históricamente, los espíritus han sido atribuidos un número de poderes, tanto sobre la naturaleza como sobre seres humanos. Muchas veces se dice que los poderes de un espíritu están ligados a su propósito de creación (…) La palabra espíritu viene del Latín ‘spiritus’, que significa aliento o respiro, y como el aliento es sinónimo de vida, la palabra denota que el alma que sigue viviendo se separa del cuerpo muerto o cadáver, pero como tiene aliento metafóricamente se entiende que sigue viva. (Wikipedia)

«Espíritu sin nombre, indefinible esencia, yo vivo con la vida sin formas de la idea. Yo nado en el vacío, del sol tiemblo en la hoguera, palpito entre las sombras y floto con las nieblas» (poema Espíritu sin nombre)
Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Poeta y narrador español

EL MÁS ALLÁ (Kwaidan) – 1964

kwaidan

Director Masaki Kobayashi
Guion Yôko Mizuki
Fotografía Yoshio Miyajima
Música Tôru Takemitsu
Producción Toho/Bungei/Toyo Kogyo Kabushiki Kaisha/Ninjin Club
Nacionalidad Japón
Duración 164m. Color
Reparto Rentaro Mikuni, Michiyo Aratama, Misako Watanabe, Tatsuya Nakadai, Keiko Kishi, Katsuo Nakamura, Kanemon Nakamura.

«No debes mover un músculo, ni gritar, ni revolverte. Para librarte de los espíritus debes mantener la calma, y no pedir auxilio»

Maravilloso drama sobrenatural integrado por cuatro episodios independientes, inspirados a su vez en sendos relatos sobrenaturales que Lafcadio Hearn compuso aglutinando tradiciones y leyendas japonesas: Pelo negro, narra el arrepentimiento de un ambicioso samurái por haber abandonado a su esposa para casarse con la hija del gobernador; La mujer de la nieve, acerca de la intempestiva visita que reciben dos leñadores, padre e hijo, por parte de una fantasmagórica dama; Hoichi el desorejado, probablemente el mejor, que describe cómo un cantor invidente es acusado por brujería, y, En una taza de té, sobre un guerrero que es poseído por la misteriosa imagen que se refleja en el recipiente del título. Kobayashi acabó prácticamente arruinado tras culminar esta dificultosa e inacabable producción, en la que la pulcritud visual y la sabia utilización de sus decorados, diseñados por el propio cineasta, se ponían al servicio de la plasmación de una atmósfera onírica de irresistible trazo romántico. Destacar la suntuosa utilización de la luz y el color en Scope a cargo de Yoshio Miyajima.

Otras películas sobre ESPÍRITUS

Suspense – Jack Clayton (1961)
La mansión encantada – Robert Wise (1963)
Giuletta de los espíritus – Federico Fellini (1965)