Clyde Bruckman

SUEÑO (El moderno Sherlock Holmes)

1. Acto de dormir.
2. Representación en la fantasía de sucesos e imágenes mientras se duerme.
(Espasa-Calpe)

“Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad”
Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor y aviador francés

EL MODERNO SHERLOCK HOLMES (Sherlock Jr.) – 1924

Director Buster Keaton
Guion Clyde Bruckman, Jean Havez y Joe Mitchell
Fotografía Elgin Lessley y Byron Houck
Producción Buster Keaton Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 44m. B/N
Reparto Buster Keaton, Kathryn McGuire, Joe Keaton, Ward Crane, Erwin Connelly, Jane Connelly, George Davis, Doris Deane, Ruth Holly.

“Hay un viejo proverbio que dice: no intentes hacer dos cosas a la vez y esperar hacer justicia a ambas”

El proyeccionista de una sala de cine se queda dormido mientras trabaja e inicia un intenso sueño, en el que procede a atravesar la pantalla para vivir una trepidante aventura detectivesca con la que pretende recuperar la confianza de su prometida. Esta es la audaz propuesta argumental de la que, con casi toda seguridad, figura como la película más compleja y original de la filmografía de Buster Keaton, tanto por su sorprendente capacidad artesanal como por sus inusitados recursos de puesta en escena. En esta oportunidad, la digna, cáustica y melancólica comicidad del inexpresivo cómico era aderezada, no sólo por sus características gestas atléticas (antológica resulta en ese sentido la persecución final) sino por un prodigioso uso de los trucajes técnicos y de iluminación, que, todavía en la actualidad, siguen sorprendiendo a los operadores hollywoodienses. Por otro lado, la cinta ha influido enormemente en multitud de cineastas contemporáneos; tal es el caso de Woody Allen, que ejecutó un planteamiento de transición entre el sueño y la realidad análogo para dilucidar su emblemática fantasía romántica LA ROSA PÚRPURA DE EL CAIRO (1985).

Otras películas donde se reproduce el SUEÑO del personaje protagonista

La quimera del oro – Charles Chaplin (1925)
El mago de Oz – Victor Fleming (1939)
Fresas salvajes – Ingmar Bergman (1957)

CLÁUSULA (Siete ocasiones)

Cada una de las disposiciones de un contrato, tratado, testamento o cualquier otro documento análogo, público o privado. (RAE)

“Nunca jamás he pedido por contrato ser el primer piloto. Esa cláusula la tendrán Vettel y Alonso, que siempre lo pide. Yo quiero ganar al tío que tengo al lado y hacerlo en igualdad de condiciones. Nunca he pretendido atarle las manos a nadie. Sé que mucha gente en este paddock estaría encantado de hacerlo, pero eso no va conmigo”
Lewis Hamilton (1985-) Piloto británico de automovilismo

SIETE OCASIONES (Seven chances) – 1925

Director Buster Keaton
Guión Clyde Bruckman, Joseph A. Mitchell y Jean C. Havez
Fotografía Elgin Lessley y Byron Houck
Producción Buster Keaton Productions
Nacionalidad Estados Unidos
Duración 75m. B/N
Reparto Buster Keaton, Ruth Dwyer, T. Roy Barnes, Snitz Edwards, Frankie Raymond, Jules Cowles, Erwin Connelly, Jean Arthur.

“No tengo más futuro que el fracaso y la desgracia. Te quiero demasiado para dejar que lo compartas conmigo”

Una de las obras mayores del inexpresivo cómico norteamericano, en la que tomaba prestada una exitosa pieza teatral homónima de Roi Cooper Megrue para meterse en la piel de un joven heredero, obligado a encontrar una mujer con la que contraer matrimonio ese mismo día si quiere percibir un repentino patrimonio de siete millones de dólares. Esa caprichosa cláusula testamentaria desencadena una carrera contrarreloj frenética, en la que volvía a manifestarse el depurado sentido del ritmo y la prodigiosa creatividad técnica de un virtuoso autor que jamás necesitó recurrir a la excentricidad ni a la provocación para arrancar la carcajada del espectador. Por otro lado, Keaton, que no quedó demasiado satisfecho con el resultado final de esta excepcional combinación de comedia costumbrista y slapstick, insistió en dejar patente su asombrosa capacidad atlética, regalándonos un momento absolutamente antológico: la desenfrenada persecución del codiciado legatario por parte de más de quinientas novias y el desprendimiento de gigantescas rocas que ésta origina.

Otras películas que giran en torno a una CLÁUSULA testamentaria

Deliciosamente tontos – Juan de Orduña (1943)
El gran despilfarro – Walter Hill (1985)
El juego de Zucker – Dani Levy (2004)