Día: febrero 20, 2016

GUETO (El pianista)

Área separada para la vivienda de un determinado grupo étnico, cultural o religioso, voluntaria o involuntariamente, en mayor o menor reclusión. El término se empleó, originalmente, para indicar los barrios en los cuales los hebreos eran obligados a vivir y a permanecer confinados por la noche. El uso se ha extendido hoy a cualquier área en la que la concentración de un determinado grupo social es excluyente. (Wikipedia)

“Sí, esta es la historia de Huracán. El hombre al que las autoridades culparon de algo que nunca hizo. Lo pusieron en una celda de prisión, pero él pudo haber sido el campeón del mundo. Cuatro meses después, los guetos están ardiendo…” (canción Hurricane)
Bob Dylan (1941-) Músico, cantante y poeta estadounidense

EL PIANISTA (The pianist) – 2002

pianist2

Director Roman Polanski
Guion Ronald Harwood
Fotografía Pawel Edelman
Música Wojciech Kilar
Producción R.P. Productions/Heritage Films/Studio Babelsberg/Runteam Ltd.
Nacionalidad Gran Bretaña/ Francia/ Polonia/ Alemania
Duración 148m. Color
Reparto Adrien Brody, Thomas Kretschmann, Maureen Lipman, Ed Stoppard, Emilia Fox, Frank Finlay, Julia Rayner, Jessica Kate Meyer.

“Si nos pinchan, ¿no sangramos? Si nos hacen cosquillas, ¿no reímos? Si nos envenenan, ¿no morimos? Y si nos hieren, ¿no nos vengaremos?”

Gracias a esta adaptación de las memorias noveladas del pianista polaco de origen judío Władysław Szpilman, Polanski obtuvo un unánime reconocimiento crítico a nivel internacional con el que pudo resarcirse de su negativa a dirigir LA LISTA DE SCHINDLER (1993) y, de paso, cicatrizar pretéritas heridas de índole familiar al abordar el cruento tema del Holocausto que él mismo había sufrido en su infancia cracoviana. Dejando a un lado su avezada querencia por los ambientes onírico-pesadillescos para homologar un enfoque verista imbuido de flemática quietud y sobriedad, confrontaba el poder de la música ante la abominable irracionalidad bélica trazando el azaroso devenir del protagonista ante la desconcertante llegada de las huestes nazis a Varsovia, la paulatina degradación de las inclementes condiciones de vida en el gueto y la atroz deportación masiva a los campos de concentración, de la que consiguió sobrevivir no sin antes superar multitud de penurias. Una película conmovedora, impetuosamente subjetiva aunque políticamente correcta, que despuntaba por su irreprochable reconstrucción ambiental y chirriaba por la inadecuada utilización del inglés como único idioma.

Otras películas ambientadas total o parcialmente en un GUETO

El golem – P.Wegener y C.Boese (1920)
Ilusiones de un mentiroso – Peter Kassovitz (1999)
Hijos de los hombres – Alfonso Cuarón (2006)