Valeria Golino

GESTO (Retrato de una mujer en llamas)

Movimiento de una parte del cuerpo, especialmente de la cara o de las manos, con el que se expresa algo. (google.com)

“Eres toda de espumas delgadas y ligeras y te cruzan los besos y te riegan los días. Mi gesto, mi ansiedad cuelgan de tu mirada. Vaso de resonancias y de estrellas cautivas” (poema Eres toda de espumas delgadas y ligeras…)
Pablo Neruda (1904-1973) Poeta y político chileno.

RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS (Portrait de la jeune fille en feu) – 2019

Director Céline Sciamma
Guion Céline Sciamma
Fotografía Claire Mathon
Música Para One y Arthur Simonini
Producción Arte France Cinéma/Hold Up Films/Lilies Films
Nacionalidad Francia/ Italia
Duración 120m. Color
Reparto Noémie Merlant, Adèle Haenel, Luàna Bajrami, Valeria Golino, Christel Baras, Cécile Morel, Michèle Clément.

“No consigo que sonría. Tengo la impresión de que sí, pero luego desaparece (…) Cuando está afectada, hace eso con la mano (…) Y cuando está disgustada se muerde los labios. Y cuando está enfadada no parpadea”

Muy pocas veces en el cine contemporáneo se ha plasmado con tanta belleza, sensibilidad y desconsuelo la exaltación del latido amoroso como lo hizo Céline Sciamma al transcribir la remembranza de la pasión clandestina e insoluble que florece entre los acantilados de la costa bretona, en 1770, entre una joven pintora y la enigmática hija exnovicia de una familia burguesa a la que debe retratar ante su inminente matrimonio con un desconocido. Apoyándose en la entregada labor interpretativa de una estupenda pareja protagonista y en la sutil templanza de su subyugante puesta en escena, determinada por el contraste entre la opresiva calidez silente del espacio interior y la sonora luminosidad emancipadora de sus localizaciones exteriores, la película revela el embelesamiento y la efervescencia pasional con precisión, serenidad y hondura dramática, recurriendo a la poderosa y rotunda sensualidad del lenguaje corporal en sus distintas facetas (gestos, miradas, posturas o respiraciones) como sustancial canalizador de una intensidad emocional física, tangible e incluso desgarradora.

Otras películas donde prevalece la importancia del GESTO y la mirada

Sospecha – Alfred Hitchcock (1941)
Doce hombres sin piedad – Sidney Lumet (1957)
Un lugar en el mundo – Adolfo Aristarain (1992)